Cinco meses han pasado desde que los habitantes del conjunto residencial Mirador de San Ignacio etapa 7 reportaron a Enel-Codensa el daño de un transformador que arroja  líquido al piso y bota chispas, pero aseguran que la empresa ha hecho caso omiso a las denuncias.

Desde diciembre del año pasado se reportó un inconveniente con los trasformadores del barrio Nuevo Colón en el sector de Quintanares en Soacha, debido a la falta de potencia en el suministro de energía, lo  que causaba apagones en el sector. El hecho fue reportado por la comunidad y atendido por la entidad prestadora de servicio de energía Enel Codensa. En esta ocasión se vuelve a denunciar  un daño  similar en un transformador de esta misma zona,  aunque ahora en un conjunto residencial.

En Mirador de San Ignacio etapa 7, ubicado en la comuna cinco, se reportó un inconveniente con un transformador que según los habitantes del conjunto arroja un líquido que va quemando a su paso el prado y configura un peligro para los residentes y visitantes de las 78 propiedades construidas en este lugar.

La comunidad teme una posible quemadura de una mascota, niño o adulto mayor, o de cualquier persona que transite en la zona sin saber que existe un daño de tal magnitud; puesto que el líquido que destila el aparato suministrador de energía puede llegar a causar un daño grave.

En este caso las personas que viven en esta propiedad horizontal ubicada  al oriente del municipio de Soacha, aseguran que  llevan alrededor de 5 meses con el problema  y necesitan una pronta solución. “Han venido cuatro veces a mirar porque ya hemos llamado a Codensa, pues es una situación crítica debido a que  el aparato bota chispas, y la única contestación que nos dan  es que eso no pasaba nada, pero tenemos evidencias fotográficas que se le entregaron a Codensa,  que el pasto está destruido, entonces sí pasa algo por el sitio donde está el transformador”, dijo Sandra Ávila, administradora del conjunto Mirador de San Ignacio Etapa 7.

La comunidad asegura que Enel-Codensa acudió después de varias llamadas y visitas realizadas, y tomó como medida hacer un acta de inspección en el terreno, donde la solicitud específicamente manifiesta que se solicita revisión de estado, funcionamiento y mantenimiento del transformador, porque está en mal estado.

Periodismo Público  buscó  respuesta en  Enel Codensa,  y el área técnica de la empresa  manifestó  que “inicialmente la visita se realizó el 18 de junio, los contratistas  tienen 5 días hábiles para hacer  el informe y dar respuesta a la empresa. Luego el área de OYM revisa y da una fecha de ejecución”;  por su parte la oficina de prensa de la entidad indica que “se enviará un supervisor para que revise qué tan urgente es el tema”.

Los residentes afectados se encuentran a la espera que los funcionarios de la empresa acudan a solucionar el inconveniente para que agilicen el trámite de intervención, puesto que se diagnosticó que se debía cercar el lugar afectado y además de ello esperar, ya que el día de intervención podría dejarlos sin luz hasta uno o dos días completos.  

Reportería: Yineth Camila Castillo