En una mesa de trabajo realizada ayer y acordada el pasado lunes 26 de Agosto, día en que se hizo el paro de transporte, en la que se dieron a conocer medidas sobre temas específicos como el de la piratería, los transportadores de Soacha sacaron a relucir los profundos problemas de desorganización que tiene el gremio y que se refleja en la pésima prestación del servicio a los usuarios.


Si bien es cierto las autoridades encabezadas por el alcalde Juan Carlos Nemocón, el secretario de movilidad de Cundinamarca Andrés Díaz y el coronel Carlos Rojas, comandante del Distrito Especial de Policía Soacha, dieron a conocer las medidas a las que se comprometieron trabajar en la mencionada reunión de hace ocho días, los transportadores aprovecharon para hacerse señalamientos entre sí y sacar a relucir delicados problemas que obedecen a intereses internos y conflictos generados entre empresas, gerentes, conductores y propietarios. Sin embargo lo que se les olvidó fue que esa división repercute directamente en quienes sostienen todo el gremio: los usuarios. Afortunadamente, a la reunión asistieron personas del común que manifestaron su inconformismo por el pésimo servicio que prestan los transportadores de Soacha.

“El pasajero, el usuario de este transporte, el que sostiene a todas sus familias, a ustedes como conductores y propietarios, a la misma administración, ¿dónde queda?, ¿Quién se compromete con nosotros?, es que somos los usuarios los que debiéramos estar haciendo paro; si se asustó el gobierno, la comunidad, las autoridades, con un paro de 40-50 sinvergüenzas de esos, qué pasaría si paráramos los 400 mil usuarios, ahí sí es para que todos se pongan a temblar”, manifestó vehementemente Heriberto Ramírez, representante de la comunidad.

“Como usuarios solicitamos que se ponga orden a las diferentes empresas, ya que dentro de algunas se está prestando el servicio de manera ilegal y nosotros como usuarios en el momento en que llegue a pasar algo, somos los que llevamos del bulto. Entonces solicito medidas urgentes para que se ponga orden al servicio de transporte”, agregó John Páez, habitante de a pie del municipio.

Las medidas

Tanto el alcalde municipal como el secretario de movilidad de Cundinamarca dieron a conocer las medidas que se tomarán, obedeciendo a los compromisos de la reunión de 26 de agosto.

“El departamento fortalecerá el pie de fuerza en policía de tránsito con 24 unidades más para que haga control al transporte especial, escolar y de turismo con el fin de evitar la piratería. Inicialmente vamos a imprimir unos volantes que se repartirán, tanto a los conductores de esos carros como a la comunidad en general, para que se abstenga de utilizar estos vehículos”, explicó el alcalde Nemocón.

En cuanto al baucher, el mandatario fue enfático al afirmar que en adelante serán las empresas las que lo paguen, mientras sale a licitación la implementación de una tecnología que controlará al transporte público. “Ahora vamos a hacer un control de ruta, de parque automotor, de flota, a partir de una tecnología que vamos a sacar a licitación, que participen todas las empresas que tengan conocimiento del tema y que nos den exactamente en detalle cuántos carros, cuál es la capacidad transportadora, quién los conduce, en qué horarios se movilizan, a qué velocidad va, en fin, que tengamos un conocimiento exacto de todo el parque automotor que presta servicio público en el corredor Soacha Bogotá”.

En cuanto al aumento del pie de fuerza, relacionado con policía de tránsito, el secretario de movilidad del departamento aclaró que el apoyo de los 24 hombres que llegarán al municipio se hace con el propósito de poder contar con mayor personal para poder hacer los controles, especialmente al transporte informal o pirata.

“Lo que se pretende es que a partir de la fecha la Policía comience a coordinar la realización de los operativos sorpresas. Adicionalmente esta semana vamos a definir una estrategia de comunicación con el municipio para entregar a conductores y propietarios de los vehículos que estén prestando el servicio de manera ilegal, así como a los usuarios, con el fin de indicarles las consecuencias de este servicio e invitarlos a que se utilice el formal”, explicó el secretario.

Para promover el transporte formal y combatir la piratería, se entregarán volantes que contendrán información como multas a la que se exponen quienes presten el servicio de manera informal y en general las consecuencias de la denominada piratería.

Los operativos sorpresa se realizarán entre la Policía de tránsito y la Superintendencia de puertos y transporte, que es quien regula al transporte especial.

Un anuncio que dejó fríos a los transportadores fue el pronunciamiento del alcalde Nemocón quien dijo que a raíz de la desorganización de estos y de los hechos mostrados en los últimos días como los paros del 26 y 29 de agosto, las autoridades nacionales y departamentales manifestaron su desconfianza para que la alimentación de Transmilenio quede en manos del gremio transportador de Soacha, por este motivo, el mandatario fue enfático al asegurar que dicha alimentación se hará por licitación pública y que las concesiones en esta materia con los transportadores del municipio se acabaron.

Finalmente se anunció que el próximo martes 5 de noviembre se realizará otra mesa de trabajo entre transportadores y autoridades para tratar otros temas como chatarrización y reposición.