A propósito de los días lluviosos… hay quienes aprovechan el agua de lluvia para diferentes usos, es reciclada, usada para regar cultivos e incluso para cuidar la salud de la piel.


Los días lluviosos y nublados no son muy agradables para muchos, ya que eso significa detener muchas actividades importantes, incluso, en el municipio, representa temor por posibles problemas e inundaciones que surgen cuando el aguacero es torrencial. Todo esto es una reacción lógica ante este fenómeno atmosférico. Sin embargo, hay quienes ven siempre el lado bueno de las cosas y encontraron que el agua de lluvia favorece la belleza y la salud de la piel.

Por ejemplo, se aconseja exponer la cara de cuando en cuando a la lluvia ya que ella favorece la circulación, pués realiza un masaje que fortifica los músculos sin maltratarlos. Después de haber expuesto el rostro a la lluvia aproximadamente 10 a 15 minutos, los poros estarán libres de impurezas.

También se pueden realizar aplicaciones de agua de lluvia como tratamiento facial, combinándola con otros elementos de acuerdo al tipo de piel:

-Piel grasa: Recoger un vaso de agua de lluvia y mézclarla con el jugo de 1 limón, aplícarla en el cutis por las mañanas y por las noches, dejar secar y enguajar con agua fría, de ser posible también de lluvia. Aunque parezca increíble este es un excelente remedio, para controlar el exceso de grasa del rostro.
-Piel seca: Otra solución maravillosa. Juntar un litro de agua de lluvia, con la finalidad de tener la cantidad suficiente hasta que se obtenga el resultado esperado. Por las noches mezcla una cucharada de agua de lluvia, una cucharada de leche, una cucharada de jugo de melón o pepino. Aplica en la cara, dejándo 20 minutos y luego retira con una toalla suave o pepel tissue.
-Piel normal o mixta: Aplicar el agua de lluvia como loción tónica y dejar que seque en la piel, no es necesario enjuagarla.