Es increíble pensar que Soacha, el municipio más grande de Cundinamarca y el más cercano a Bogotá, tenga un déficit de transporte tan grande, más aún cuando la gran mayoría de habitantes productivos trabajan en la capital y los estudiantes se deben desplazar día tras día en una completa travesía para poder acceder a una educación de mejor calidad que la que encontramos en nuestro departamento.


Iniciemos por el final de la jornada de cualquier trabajador soachuno en Bogotá que en el mejor de los casos es a las 6pm, momento donde inicia la «travesía» de regreso a casa tomando un bus urbano que lo acerque a la estación más cercana de Transmilenio o simplemente caminando para no tomar un bus adicional que pueda llegar a descuadrar el presupuesto familiar de la quincena, ya que tendría una implicación drástica, luego llegamos a la estación de Transmilenio más cercana que desde la distancia reconocemos, no precisamente por la estructura metálica de color gris, sino por la interminable fila de usuarios para comprar la tarjeta o simplemente para ingresar a la estación, esto obviamente teniendo todas las previsiones del caso con respecto a tener los bolsos cerrados, billeteras y celulares bien guardados, estos último así sean las famosas «flechitas» ya que tampoco se pueden descuidar.

Después de un largo tramo y algún posible trasbordo o cambio de estación se llega al Portal del Sur, donde los Soachunos ya se sienten casi en casa por la relativa cercanía a sus residencias, pero es en este punto cuando aflora el desespero incluso en el más paciente, por la lucha, literalmente hablando, para subirse a alguna de las busetas o colectivos que pasan velozmente y con sobrecupo, sin recoger a nadie, mostrando el verdadero ejemplo de hacinamiento y pésimo «servicio». Cuando por fin alguna se detiene, se nota el desespero por ser uno de los pocos afortunados en abordar, pero todo es un contraste ya que por otro lado está el acoso por parte del conductor por cobrar el pasaje debido a que algunos pocos están acostumbrados a hacer el famoso «conejo» y no es otra cosa que viajar sin pagar por los motivos que sea y por otro lado los amigos de lo ajeno que aprovechan el desorden para sacarle a los incautos cualquier cosa de valor que puedan robar.

Señor lector, imagínese por un momento la escena y si usted ya pasó por estas o lo hace a diario, comprenderá y apoyara la presión que los usuarios deben hacer para aumentar el flujo y la frecuencia de transporte público en la ruta Bogotá-Soacha-Bogotá.

Este artículo no es mas que un llamado de atención a la administración local y a su Dirección de Transporte y movilidad para que reevalúen esta situación e implementen las medidas que sean necesarias para que los usuarios de este transporte público reciban la calidad que realmente se merecen, también para que se reactiven los departamentos de servicio al cliente y de calidad de servicio, este último completamente olvidado ya que el único objetivo es el lucro sin importar el servicio.

Los habitantes de Bogotá periódicamente bloquean el servicio de TM, infructuosamente pero han logrado que al menos se dispusiera de una mesa de concertación, diálogo y posibilidad directa de los usuarios de quejarse; este modelo también es necesario que se adopte en Soacha y en las cabeceras de provincia de Cundinamarca por que desplazarse desde cualquier ciudad intermedia en plan retorno (lunes festivos) hacia Bogotá en casi imposible, ya que algunas empresas intermunicipales cumplen la norma de no llevar pasajeros de pie pero no pueden atender la demanda total y otras por el contrario, al mejor estilo TM viajan con sobrecupo desmejorando la calidad del servicio.

Es hora que el tema del trasporte público intermunicipal se ponga sobre la mesa y las administraciones municipales y departamentales se preocupen ya que día a día es más ineficiente. Todo lo anterior sumado al mejoramiento de las vías (pero este será el tema de otro artículo).

Ya está en obra y “adelantada” la construcción del Portal de TM de Soacha y la pavimentación del carril exclusivo, que beneficiará a todos sus habitantes y a los de Sibaté entre otros, sin duda es un punto a favor…Pero será suficiente?

elkingaitan@hotmail.com