La propuesta nace como una iniciativa de Asociación Público Privada, en donde las firmas Conconcreto, Vossloh y Empresa de Energía de Bogotá, avalaron el trazado propuesto por la Alcaldía de Soacha. Se espera que en diciembre de 2015 se tenga adjudicada la licitación que hace parte de este gran proyecto de transporte.


Por lo pronto existe la tranquilidad de saber que la iniciativa es un proyecto activo que se divide en dos escenarios: el tren ligero Facatativá – Bogotá y la línea Soacha-Bogotá. Particularmente esta última se dirigirá desde el municipio de Soacha hasta la estación de la Sabana, sin embargo se están estudiando articulaciones con el Sitp para que el fin de la ruta no sea el inicialmente planeado, sino la calle 19 con carrera octava en donde más adelante se pueda hacer conexión con el metro de Bogotá u otras rutas que permitan ir hacia el norte de la ciudad capital.

«En Soacha el proyecto recorrerá la denominada Avenida de las Torres, de la misma manera el sector de Potrero Grande que es cercano a Ciudad Verde, llegará a la calle 13 con 13 en el denominado “Puente de Micos”, pues se espera que con este trazado exista una solución de transporte para los residentes de los nuevos proyectos de vivienda del municipio. Incluso proyectos que no se han construido como Malache y Las Huertas, tendrán que dejar un corredor como zona de cesión obligada para que la vía pueda cruzar por el lugar. La idea es ofrecer una alternativa de transporte principalmente hacia la parte occidental del municipio, que es la que más crecimiento urbano presenta», aseguró el alcalde de Soacha, Juan Carlos Nemocón.

«Este tren es como un tranvía de operación eléctrica, tendrá estaciones entre cada 600 o 700 mts y no necesita infraestructura aérea en cruces porque será semaforizado, además estamos en articulación con disposiciones ambientales y está diseñado para transportar aproximadamente 160 mil personas diariamente. Los vehículos de la operación son capaces de transportar 440 pasajeros y se espera que la tarifa de uso sea cercana a la del Transmileno», explicó el ingeniero Juan Pastor, un español, representante legal de la APP.

La inversión total de la obra será cercana a los dos billones de pesos, el 80% del aporte será de la empresa privada y el 20% restante será financiado en un 70% por la nación y lo restante por la Gobernación del Departamento, ente que ya destinó el presupuesto como vigencia futura. El aporte del municipio es el suelo y parte de la gestión predial.

Se espera que la obra esté lista hacia el año 2019-2020, en este 2015 se encuentra en estudios de factibildad, a fin de año se abrirá licitación pública, durante el 2016 se realizará compra de predios y se espera que a final de ese año o en el 2017 se inicie la fase de construcción.

“Estamos también evaluando el impacto ambiental de este proyecto que es demasiado importante para la nación y el departamento, por eso se hizo un gran acuerdo con la Ministra de Transporte y ya hay recursos garantizados por parte de la nación y el departamento. Con la implementación del tren ligero se ahorran cerca de 280 millones de Co2, además el vehículo tiene poco ruido y poca vibración porque está diseñado con última tecnología sin causar ningún perjuicio. El gobierno está acelerando para que se firme pronto el contrato y se inicie la construcción, además es muy importante la gestión predial que ha hecho el alcalde de Soacha en este proyecto”, concluyó Pedro Pablo Suárez, director técnico de la Empresa Férrea de Cundinamarca.