Dos meses y medio después de que el Juzgado Primero Penal del Circuito de Soacha ordenara en segunda instancia la medida de aseguramiento al alcalde Ernesto Martínez y luego de que la defensa solicitara la suspensión de la misma, hoy el Tribunal Superior de Bogotá negó dicha solicitud.


El pronunciamiento del Tribunal obedeció a la apelación que interpuso la defensa del alcalde Martínez luego de que el juez segundo municipal negara la petición de libertad el pasado miércoles 15 de diciembre, la cual había sido solicitada por el abogado Darío Bazzani Montoya en la audiencia del día siete del mismo mes.

En esta última fecha la defensa solicitó la nulidad de la actuación a partir del acto de imputación con base en dos irregularidades: La indebida ruptura de la unidad procesal y la violación al principio lógico de no contradicción en el acto de imputación.

Con base en lo anterior se solicitó la nulidad de la medida de aseguramiento impuesta al alcalde Ernesto Martínez con fundamento en otras tres irregularidades: La no valoración de la totalidad de las pruebas aportadas, la falta de análisis a cerca de la participación o no del procesado en los delitos imputados, y en la omisión respecto del elemento que se había planteado y había sido objeto de decisión en la primera instancia que se refería a la no acreditación del cumplimiento de los requisitos de la cadena de custodia, con lo cual-según la defensa-tampoco se pudo saber si las pruebas aportadas fueron tenidas en cuenta en el fundamento de segunda instancia.

En aquella ocasión el representante de la Procuraduría cuestionó el hecho de que en un mismo proceso haya unas personas libres y otras privadas de la libertad, es decir, respaldó el argumento de la defensa debido a que se estaba rompiendo indebidamente la unidad procesal. Para el Ministerio público resultó inadmisible que dos jueces de control de garantías encuentren dos decisiones diferentes.

Posteriormente, el día miércoles 15 de diciembre, el juez segundo municipal negó la petición de libertad que había solicitado la defensa del mandatario. Sin embargo el abogado Bazzani, defensor de Martínez en este proceso, apeló la decisión y el caso pasó a manos del Tribunal Superior de Bogotá.

Hoy, mes y medio después, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá se pronunció argumentando que la responsabilidad en las actuaciones públicas son individuales, motivo por el cual el alcalde José Ernesto Martínez deberá seguir cumpliendo la medida de aseguramiento y esperar las diferentes etapas del proceso.