Valentina Bernal es una estudiante de sexto semestre de Administración de empresas y ciencias políticas en la Universidad  Javeriana, cuenta con apenas 20 años de edad y quiere convertirse en la concejal más joven del municipio y el país. Aunque  nació en Bogotá, muy niña llegó al conjunto residencial  San Carlos de Soacha desde donde aprendió a conocer toda la problemática de la ciudad.

Valentina es hija de madre cabeza de hogar y su entorno familiar lo completa su “hermanito en condición de discapacidad” que tiene 29 años y  sus abuelos maternos. Es amante de los animales y se apoya en su familia, porque considera que es el valor fundamental para crecer con principios y valores.

Esta joven mujer de retos, creyente en Dios, es hoy candidata al Concejo de Soacha por el Centro Democrático con el número 7 en el tarjetón, y está dispuesta a  llegar al cabildo a trabajar por los animales, el medio ambiente, la mujer, la tercera edad y los jóvenes.

¿Por qué quiere ser concejal de Soacha?

Porque quiero recuperar el control político en el concejo de Soacha. Para ello hay que hacer un análisis con un equipo de trabajo especializado y tener  un carácter fuerte para poder decir dónde están los recursos y qué se está haciendo mal.   

¿Desde cuándo se interesó  por la vida política?

La política la he vivido en el entorno familiar, por ejemplo  mi abuelo Arthur Bernal, un ser humano maravilloso que fue 4 veces concejal del municipio, entonces uno su experiencia y mis ideas para hacer un  dúo que quiere  trabajar por Soacha.  

¿Él fue el reflejo en el tema político suyo?

Le conté que quería involucrarme en este mundo y decidió apoyarme, pero realmente el tema político fue porque en el transcurso de mi adolescencia viví muchas falencias e injusticias en las cuales quise involucrarme y decir hay que hacer un cambio, y el cambio es perteneciendo al mundo político.

¿Cuándo decide ir al concejo?

Hace tres meses decidimos encargar esta decisión a Dios y aquí estamos en el proceso, que la gente lo ha tomado muy bien.

¿Por qué el  concejo?

Porque tengo la capacidad y cuento con valores para hacer las cosas correctamente. Si bien soy consciente quees muy difícil eliminar la corrupción,  sé  que de la mano de Dios y de la academia, que es a lo que me dedico, se puede hacer. Los invito a que crean en mí, pero sobre todo a que trabajemos en equipo porque sé que hay muchas personas que tienen la experiencia y el conocimiento que me pueden brindar para hacerlo de una mejor manera.

¿Conoce bien Soacha?

Si claro, yo viví 12 años en el conjunto residencial San Carlos de la comuna seis, he recorrido el municipio, aunque últimamente por el tema de mi estudio  no he podido llegar a pequeños barrios donde se ve mucha vulneración.

¿Ya socializó su propuesta con amigos y personas cercanas?

Claro, el  lema que les estamos transmitiendo es que por usted voy a luchar y  que si Dios lo permite, cuenten conmigo en el concejo.  La gente lo ha tomado muy bien, soy la candidata más joven hasta el momento y las propuestas  han gustado, es un trabajo bastante largo que deja muchas enseñanzas porque uno se  acerca al lado más humano de las personas.

¿No le da miedo semejante responsabilidad?

Es normal sentir nervios, pero estoy preparada para asumir el reto. Además estoy estudiando y me he dedicado a leer, a capacitarme, a analizar estadísticas para tener claro por qué suceden tantas inconsistencias corruptas que hay hasta el momento en el municipio y el país.

¿Cuáles son sus principales propuestas para desarrollar en el concejo?

La primera tiene que ver con  el entorno ambientalista y el animalismo,  como lo pueden ver hay muchos animales abandonados y quiero impulsar la construcción del instituto animal aquí para que ellos  tengan un respeto por parte de nosotros como personas, y que a la vez reciban  un buen trato con alimentación  y salubridad para evitar cualquier inconveniente, incluso con los niños. 

Todas mis propuestas son basadas en el entorno social, por ello quiero trabajar por los adultos mayores, por las personas en condición de discapacidad, las mujeres y sobre todo por nosotros los jóvenes.

¿En el tema discapacidad que le gustaría hacer?

Que puedan tener equinoterapias porque los animales les permiten desarrollar muchas habilidades y desenvolverse en ese entorno,  dependiendo de la discapacidad claro; es fundamental que ellos puedan tener muchas más ayudas de las que suelen tener.

¿Para la tercera edad?

Nosotros los jóvenes muchas veces somos inconscientes que en su momento las personas de la tercera edad  fueron las que nos dieron todo, debemos concientizarnos  de eso y entender que ellos hacen parte de nuestra responsabilidad  y merecen nuestro respeto, pero hay que trabajar para  que puedan tener una buena calidad de vida, tanto en el entorno familiar como en el externo, es decir, en hospitales y ancianatos por ejemplo, entonces quiero ejercer un apoyo fundamental para que estas personas tengan una atención privilegiada.

El tema de la mujer, ¿cómo lo va trabajar?

Tenemos que eliminar el machismo pero desde la conciencia del hombre, porque ellos son los que lo ejercen, por eso tengo  un proyecto que se llama “No más masculinidades”, que le apuesta a que los  hombres sean conscientes y realicen ciertas labores como coser, tejer, danzar…,  que ellos mismos tengan una iniciativa para estar pendientes de sus niños, de cocinarles,  de ir al colegio y de decir hoy yo voy a estar pendiente de mi chiquitín, en conclusión, es promover   que  las tareas y  oficios que tradicionalmente hacen las mujeres, las hagan los hombres.

Y finalmente, ¿qué propone para los jóvenes?

Que  sigamos creciendo en la educación, que tengamos un mayor apoyo para poder emprender; hoy el mundo digital puede jugar a nuestro favor, por eso voy a luchar para que tengamos  oportunidad de capacitarnos,  que cada día crezcamos más en esos pequeños proyectos de arte, música, fotografía con el fin de desarrollar más habilidades para que desde el mundo digital se promueva el emprendimiento.