De cara al próximo proceso electoral, debemos invitar a los ciudadanos y ciudadanas residentes en el municipio de Soacha a transformar la forma de hacer política, acabar con la mercancía en que se ha convertido la expresión máxima del soberano primario, en donde se cambia el voto por prebendas y promesas que en la mayoría son inalcanzables y desvirtúan la realidad de la problemática de Soacha.


Se debe invitar a los ciudadanos y ciudadanas a rescatar el voto programático, un voto con conocimiento de las propuestas de cada uno de los candidatos y escoger la que mejor convenga para la transformación y el mejoramiento de nuestro Municipio. Soacha es Inteligente y demostrará esa inteligencia votando por una propuesta incluyente, que mitigue las necesidades de cada uno de sus habitantes, una propuesta incluyente, con la cual gobierne con el pueblo, a través de la planificación participativa y el presupuesto participativo con lo que se rompería el esquema tradicional de gobernar, el fortalecimiento del control social a través de las veedurías ciudadanas, defensoría del ciudadano y en donde el gobernante rinda cuentas mostrando qué es lo que hace, con qué, con cuánto, con quién y en dónde.

Para una población con las características de nuestro Municipio se requiere un administrador que esté dispuesto a transformar radicalmente la forma de hacer política y por esa vía orientar hacia la consecución del máximo bienestar y prosperidad del municipio y de su población. Alguien que tenga claro que este territorio no es una parroquia, sino que es un municipio en crecimiento que demanda una planeación visionaria en cuanto a obras, movilidad y transporte, que garantice la calidad de vida y medio ambiente para las y los ciudadanos, al mismo tiempo que ayude a mejorar la dinámica productiva y económica de la ciudad.

Que la propuesta política sea la expresión y sentir de amplios sectores de la sociedad y que se desarrolle sobre la base de que nuestro municipio se merece un modelo de desarrollo humanístico con inclusión social, reconocimiento y respeto por la diversidad, la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres, la educación como instrumento privilegiado para la transformación de la sociedad y para la lucha contra la desigualdad y la pobreza, por la dignidad humana, la seguridad alimentaría, la solidaridad y la cultura para proteger y promover la identidad, la memoria y el patrimonio histórico del Municipio.

Que lo social sea lo primero, en el entendido que el principal problema de Soacha lo constituyen sus elevados índices de pobreza e inequidad. Situación que no responde a los compromisos con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, encontrándonos con una inmensa deuda por creer que la política social es superflua y por que los gobernantes de turno al momento de actuar han considerado que ésta no es rentable electoral y económicamente.

Que tenga la habilidad de responder a las necesidades inmediatas que reclama la mayoría de los pobladores como es la solución a los problemas de la inseguridad, movilidad, transporte y empleo, con una planeación estratégica que dé soluciones a corto y largo plazo. Por esta vía la visión debe ser la de consolidar un modelo en el que el Estado, con presencia integral en cada rincón del Municipio, garantice el buen vivir de los ciudadanos y que por esta ruta, cada día, se le reste poder a los ilegales para tener una ciudadanía más consciente de las ventajas de la legalidad. Para esto, es indispensable trabajar un enfoque de derechos humanos y seguridad integral estableciendo las relaciones entre desarrollo social y seguridad en sus múltiples dimensiones; con respecto al asunto de la movilidad y transporte, no se trata simplemente de construir vías o de ampliar las existentes; se trata en lo fundamental de adecuar y construir un municipio en el cual las y los ciudadanos puedan disfrutar del aire limpio, de los espacios públicos y espacios verdes, del placer de caminar, contando además con vías y medios de transporte público, rápidos y amigables con el medio ambiente, que les garanticen la continuidad de su desplazamiento a lo largo y ancho de la malla urbana y su conectividad con la capital.

Ser inteligente en acoger y revisar las Políticas públicas formuladas que deja el actual gobierno, entre ellas se encuentra una de las alternativas para generar empleo, como es la Política Pública de Desarrollo Económico Incluyente armonizada con el Plan de competitividad para Soacha y la Provincia, en donde respetables instituciones del sector académico e industrial nos están diciendo qué se debe hacer para que seamos auto sostenibles, propendiendo por un desarrollo que respete el medio ambiente y garantice la generación de riqueza individual y colectiva, en aras de posicionarnos de nuevo como la segunda ciudad industrial del país. Pero ante todo para cristalizar este propósito habrá que garantizar un reordenamiento territorial a través de la aprobación de un Plan de Ordenamiento Territorial responsable.

Un próximo gobernante inteligente tiene que administrar con más del 50% de representatividad femenina, reconociendo que del total de la población son más mujeres, y como refrendación también en la población desplazada y en la jefatura de hogar predomina el género femenino.

Soacha es joven, por tal razón se debe dar peso específico a quienes viven una etapa de retos y cambios en la que demandan condiciones necesarias para su desarrollo integral.

En conclusión se deberá gobernar con voluntad política para hacer lo realmente importante por el desarrollo, con ética y responsabilidad social.

Qué se tenga como principio político la defensa y consolidación del Estado Social de derecho.

Tener mucho cuidado con las falsas promesas, que en algunos casos dejan márgenes para eludir auténticos compromisos transformadores.