Así como los grandes medios han vuelto costumbre iniciar la navidad desde el mes de noviembre las campañas políticas no se han quedado atrás y también han arrancado con varios meses de anticipación.


Las redes sociales dan cuenta de la obsesión de varios personajes de la política suachuna por acceder al control del poder local que hasta las novenas de aguinaldos se volvieron en un motivo para ir haciendo campaña sin rubor y sin vergüenza so pretexto de alegrarles la navidad a los niños de los sectores más vulnerables del municipio, -que son casi todos-, y por ahí derecho a sus familiares, es decir a los votantes.

Esa es la forma de refrescar la política como rezó alguna vez el eslogan de campaña de uno de estos papas Noel y seguro aspirante por tercera vez al primer cargo municipal.

Los regalos fluyen por montones como por arte de magia en todos los lugares del municipio con desconcertante generosidad mientras los niños ingenua y alegremente los reciben como un acto de altruismo y bondad de tan venerables benefactores.
Solo resta esperar que esos mismos niños tengan garantizados en la realidad sus derechos fundamentales de educación de calidad, salud, recreación por parte de quienes hoy los entregan obsequios a manos llenas.

Si los resultados de una encuesta que está sonando por ahí son ciertos, quienes se han empeñado en esta apoca en alegrar la navidad de la población vulnerable no estarán tan contentos como los que son objetos de sus dádivas, es decir los niños, pues tendrán que redoblar sus esfuerzos, recursos y regalos a repartir para reducir la diferencia en la intención de voto que tiene a su favor el “rey de los convenios” Juan Miguel Méndez frente a los demás precandidatos.

Resulta aún más curioso que prácticamente casi ningún medio de comunicación local se haya referido a esta sutil forma de hacer campaña política en plena navidad pasándose las recientes disposiciones del Concejo Nacional Electoral por la faja, y hasta razón tienen, pues dentro entre las disposiciones legales no figura la prohibición de la promoción de precandidaturas por las redes sociales lo que las blinda de las denuncias e investigaciones.

De este perverso juego no han estado exentos numerosos miembros y directivos de las juntas de Acción comunal porque es precisamente a través de ellos como los comerciantes de la política cooptan el libre derecho al voto cuando no con tejas, arena o cemento entonces con regalos, “convenios”, cargos públicos y otra variada oferta de prebendas.

Según el CNE “entre los mensajes más comunes se encuentran los tradicionales saludos de Navidad – y de año nuevo-, que contienen la foto del precandidato, sin embargo, el vicepresidente del organismo electoral señaló que esto también estará prohibido”. Estos mensajes no se pueden enviar a través de pancartas, pendones, pasacalles, radio, prensa o televisión” y agregó que “esta acción de realizar campaña fuera del tiempo, pone en desventaja a los demás candidatos y no genera legitimidad al momento de mostrar los costos reales de campaña ya que estos se establecen desde el inicio formal que sería en junio; los montos de la publicidad que se están generando desde ahora no quedarían claros ni para las autoridades ni para la ciudadanía”

angelhumbertotarquino@yahoo.es