Aunque en varias ocasiones se ha hablado de la presencia de estas organizaciones en el municipio, en la actualidad no existe un consolidado real de cuáles y en qué sectores se encuentran dichos grupos al margen de la ley. El Personero de Soacha, Henry Sosa, se refirió al tema.


Frente al tema hay hipótesis que hablan de la relación que existe entre estos grupos y la conformación de bandas delincuenciales en los sectores más marginados del municipio, a lo que se suma la incapacidad de las autoridades para atender el fenómeno de la delincuencia, que cada día crece como espuma en la ciudad.

En diálogo con Periodismo Público.com, el Personero de Soacha Henry Sosa, habló del tema y mencionó las acciones de empiezan a trabajar de manera interinstitucional, a fin de crear mecanismos que permitan hacer frente a la problemática:

Periodismo Público.com: ¿En este momento qué informes existen sobre la presencia de grupos armados ilegales en Soacha?

Henry Sosa: Por su misma condición geográfica, Soacha tiene una gran problemática. Nuestra cercanía con Bogotá hace que a veces no se identifique si los grupos son del Distrito, de Soacha o de Cundinamarca. El municipio está ubicado en un corredor en medio de la provincia del Sumapaz y el Distrito Capital, y los grupos al margen de la Ley siempre buscan la capital para cometer actos terroristas y cualquier otro acto de violencia. Esto hace que en la periferia se tenga tráfico de armas, narcotráfico, microtráfico y sea un corredor propicio para todo tipo de delitos y presencia de organizaciones delincuenciales.

Uno de los problemas que sufre el país es la aparición de bandas emergentes conformadas por reinsertados que han retornado a la delincuencia nuevamente y se han convertido en grupos delincuenciales comunes. Soacha no se escapa a ese tema, el municipio tiene muchos reinsertados, el problema de la violencia ha llevado a que esas 35.500 personas que hoy han llegado a la ciudad, hayan sido víctimas y victimarios. La confianza que tenemos es que esos diálogos de paz entre gobierno y guerrilla vayan minimizando el problema, esto es algo que requiere de arduo trabajo por parte del Estado colombiano para garantizarles mejores condiciones de vida, de lo contrario habrá violencia porque seguirá la desigualdad y el inconformismo.

PP.com: ¿Cómo está Soacha actualmente para atender este fenómeno?

H.S: La situación es crítica, la justicia tiene una serie de componentes, esta empieza en casa y continúa con el agente de Policía que atiende el caso, para luego seguir con la judicialización, y después de eso viene lo que tiene que ver con el sistema carcelario y finalmente la reinserción a la vida social. Pero qué sucede, ¿qué ganamos con que el agente de Policía conduzca al delincuente ante las autoridades, si estas no pueden dentro de los términos que establece la ley imponer sanciones ejemplares? Esto se convierte en una situación lógica de violencia, porque el que fue víctima no encuentra en la justicia una reacción y el victimario encuentra una oportunidad más para evadir la justicia.

Soacha tiene una situación crítica en este momento, si se tiene en cuenta que hay solamente siete fiscales para los delitos que conoce la Fiscalía local, cinco fiscales para atender los delitos de mayor peso, que únicamente hay dos jueces del circuito que se tienen que encargan no sólo de los delitos que ocurren en Soacha, sino también en Sibaté, Granada, El Colegio y San Antonio. Si a eso se suma que un solo Fiscal puede llegar a tener más de mil procesos y que hay menos de un Policía por cada 1400 habitantes, vemos que la situación es crítica, más teniendo en cuenta que van a llegar 143.000 familias, por lo que la situación va a pasar de ser crítica a ser caótica. El Gobierno nacional debe empezar a tomar medidas a corto y largo plazo, para no permitir que suceda una hecatombe como la puede llegar a pasar en los próximos años.

PP.com: A propósito del Consejo Municipal de paz, ¿Qué políticas están incluidas en esta instancia para atender el fenómeno de la presencia de grupos armados ilegales y la conformación de bandas delincuenciales?

H.S: Uno de los escenarios en donde puede intervenir el Consejo Municipal de paz, es la violencia que se está presentando en las instituciones educativas; muchos profesores están denunciando amenazas y casos de Bullying. Hoy estas situaciones son el común denominador de las instituciones educativas, por eso se debe generar a través de este Consejo, espacios que permitan encontrar la paz al interior de las instituciones educativas. Si estamos educando al niño para la violencia, imaginémonos qué va a ser este cuando sea hombre. La paz debe empezar por casa, por reducir la violencia intrafamiliar y generar políticas que permitan esto. Luego se debe reducir el índice de violencia al interior de los planteles educativos, pasando por las barras bravas y problemas mucho más complejos que tenemos en los barrios, como los que hemos tenido aquí de agresiones a grupos étnicos, que son atacados simplemente por su condición.

Esto lo vamos construyendo paso a paso con cada uno, y la idea del Consejo de paz es que siempre haya un representante de cada uno de ellos para que nos diga qué está pasando al interior de su comunidad, y cómo podemos intervenir ante la autoridad, a fin de que tome correctivos y establezca programas que permitan solucionar este problema. Muchos de los programas que están en el Plan de Desarrollo no se ejecutan, y si se ejecutan es a medias. Además estos michas veces no logran sus verdaderos objetivos, porque simplemente no son concertados con las comunidades, y si no son consultados con las comunidades simplemente no tienen futuro.

PP.com: ¿En la actualidad existe algún consolidado o datos exactos de qué grupos armados ilegales hacen presencia en Soacha?

H.S: Hicimos una reunión el pasado 2 de octubre con la Fiscalía y algunas entidades que operan en el municipio, acordando que posteriormente cada uno lleve verdaderas estadísticas que nos permitan establecer la realidad de la problemática, pues hay que tener en cuenta que cada entidad maneja una estadística diferente. Lo que para la Policía puede ser una baja, para la Fiscalía pude ser un homicidio. Lo que para la Policía puede ser una situación de microtráfico y captura ilegal, para la Fiscalía pueden ser situaciones de otra naturaleza. Eso genera que las cifras en cuanto a muertos y detenidos varíen, por lo tanto la idea de nosotros es que las instituciones presenten la realidad de lo que tienen, para que con base en esa realidad establezcamos un verdadero diagnóstico.

Esperamos que ese documento esté listo antes del 30 de octubre, para que con base en eso empecemos a tomar medidas. El Consejo Superior de la Judicatura debe asignar más jueces, que sean competentes para conocer no sólo los delitos sino los procesos civiles y de familia que cursan en el municipio, a fin de empezar con la instalación de los juzgados administrativos y laborales que se requieren. El Fiscal General de la Nación tiene que asumir su parte de responsabilidad para asignar más fiscales que conozcan y hagan eficiente la justicia en Soacha, la Policía Nacional debe incrementar su pie de fuerza. Así mismo la Gobernación de Cundinamarca y las demás entidades deben asumir sus responsabilidades en este caso.

Una vez tengamos el documento, tenemos pensado iniciar una Acción Popular en contra de la Presidencia de la República, los ministerios y los actores del orden nacional, para que haya un doliente y una responsabilidad frente a los jueces y magistrados, de qué es lo que va a pasar con Soacha en los próximos años, y cuál va a ser la consecución de las tareas, porque se sabe cuál es el problema de Soacha y se conoce la política, pero eso sólo funciona mientras está el Secretario o la persona encargada, pero si hay un cambio o simplemente renuncia, todo el trabajo que había hecho desaparece por obra y gracia del espíritu santo. La única forma de acabar eso es que cada entidad se comprometa y haya un seguimiento por parte de la justicia de los compromisos que se hagan, independientemente de los titulares de las carteras.