Se viene consolidando un importante proceso de unidad política entre tres jóvenes líderes políticos del municipio, que durante la pasada campaña a la alcaldía lograron una significativa votación y que luego de varios acercamientos y conversaciones, han empezado a encontrar coincidencias en torno a dos ideas centrales: su concepto y visión de ciudad y gobierno, llegando a la conclusión que el cambio de fondo que requiere el municipio en todos los ordenes, pasa necesariamente por un acuerdo fundamental de unidad municipal en torno a una propuesta programática que surgirá de un serio, responsable y objetivo análisis y estudio de las causas de la problemática local, superando de esta manera el debate estéril que ha polarizado y enfrentado entre sí, en no pocas ocasiones a la comunidad, subordinando el desarrollo y el mejoramiento del bienestar general a los intereses particulares.


Para muchos esta propuesta, si bien no es novedosa porque en esencia fue la misma estrategia sobre la que el Partido Verde adelantó su campaña presidencial pasada, ha venido encontrando paulatinamente aceptación en diferentes zonas del municipio que la ven como una nueva y positiva forma de ejercer la política que podría dar excelentes resultados, sobre todo porque si los tres aspirantes logran ir al debate político en un ambiente de respeto y sobre todo de trabajo en equipo, asegurarán el respaldo del número suficientes de firmas que establece la legislación electoral, lo que les podría generar un alto grado de autonomía e independencia frente a los partidos políticos y distantes de las presiones e intereses de los grupos de poder que financian las campañas electorales.

Oswaldo Córdoba Castro, Juan Carlos Nemocón Mojica y Juan Carlos Saldarriaga, o los tres tenores de la política local como los comienzan a identificar los ciudadanos, -aunque preferiría llamarlos los tres mosqueteros- han realizado varias declaraciones conjuntas y también individuales frente a los medios de comunicación en las que haciendo énfasis en la superación de sus diferencias y subrayando sus coincidencias en forma reiterada y expresa, han puesto de manifiesto que se empiezan a evidenciar actitudes de generosidad y desprendimiento personal en función del interés general de la comunidad.

Es importante señalar que la unidad que está en pleno proceso de consolidación, estructuración y fortalecimiento, se ha venido planteando en la perspectiva de promover un nuevo concepto de identidad que supere el localismo a ultranza que están promoviendo actualmente algunos sectores y sobre el que se quiere deslegitimar, gústenos o no, el derecho de estos líderes a dirigir los destinos de la ciudad.

Naturalmente los acuerdos están enmarcados en un consenso básico que ha encontrado el respaldo y la adhesión de numerosos lideres sociales y comunales y de diferentes organizaciones sociales que logre darle continuidad a largo plazo, no sólo a un proyecto estratégico para Soacha, sino sobre todo para que el municipio asuma el liderazgo en el desarrollo económico, político, social y cultural en el ámbito regional y nacional que por la voracidad de las maquinarias políticas que lo gobernaron en el pasado, le negaron el bienestar a los hijos naturales y adoptivos de esta tierra.

Llama la atención además el hecho de que ya se ha llegado entre los tres mosqueteros a acuerdos sólidos en relación con los mecanismos que se emplearían para elegir al candidato y se han considerado tres escenarios que son el consenso, una consulta y finalmente una encuesta de favorabilidad, pero a la que se acuda sólo se definirá en función de los avances del trabajo del equipo.

Así mismo los aspirantes acordaron que cada uno de ellos hará la presentación oportuna ante los ciudadanos y los medios de comunicación, de los requisitos y certificaciones que los habilitan para ser aspirantes y por supuesto candidatos, descartando con ello factores de todo orden que creen duda, desconfianza o en el peor de los casos algún tipo de inhabilidades por cualquier razón.

El propósito de estas acciones busca que los ciudadanos en su momento hagan oportunamente las preguntas sobre sus comportamiento ético en los diferentes cargos públicos que cada uno de ellos ha desempeñado para generar seguridad y confianza entre la opinión pública.

Del mismo modo, hay un compromiso expreso, claro y contundente de los tres mosqueteros en el sentido de que independientemente de los resultados que arroje el mecanismo que se utilice para designar al candidato, quienes no reciban el favor de los ciudadanos y la opinión pública, se comprometen a continuar trabajando con el mismo compromiso porque finalmente el trabajo y el proyecto político no se agota en lo local sino que aspira a tener presencia importante en la duma departamental, así como tener un importante peso en la elección del gobernador para que Soacha pueda aspirar a tener una o más secretarias en el departamento, sin descartar por supuesto, la proyección en las instancias legislativas de cámara y senado, y la participación efectiva en diferentes organismos gubernamentales del nivel nacional y regional por parte de los ciudadanos de Soacha, la región y el departamento.