Tal y como lo han hecho la mayoría de las universidades públicas del país, la Universidad de Cundinamarca (UDEC) sede Soacha inició un cese de actividades indefinido como forma de presión para hacer que el Gobierno Nacional retire del Congreso el Proyecto de Reforma de la Ley 30 de 1992.


Con una manifestación en plena Plaza Principal de Soacha, un grupo de estudiantes de la UDEC Salió a rechazar las determinaciones de la Ministra de Educación, en cuanto a que esta insiste en mantener el Proyecto en el Congreso sin ánimo de ceder a un diálogo que permita construir una nueva propuesta entre ambas partes.

Igualmente, los estudiantes socializaron con la comunidad que a esa hora se movilizaba por el lugar, cada uno de los puntos que consideran perjudica su proceso formativo y limita las posibilidades de acceso a la Educación como bien público y la Autonomía de las instituciones.

“En el Artículo 23 de la Ley 30 de 1992 se habla de unos requerimientos que necesitan las universidades, como son tener mínimo tres programas acreditados y un Doctorado igualmente calificado, además de tres grupos calificados en ciencias del saber, de los cuales sólo tenemos uno, por eso nos afecta la Reforma. Claro que nivel general también nos perjudica, pues debemos tener profesores con formación en Maestría o Doctorado, que en muchos aún no tenemos.

Otro factor es que los profesores se van a categorizar y en el momento en que eso ocurra va a haber ‘Derecho de Mafias’, es decir que se va a influir en los recursos, pues el Estado va a invertir cerca de 11 billones de pesos para que (se supone) entren 45 mil millones de estudiantes nuevos, pero nos exigen unos estándares de calidad bastantes altos para ‘internacionalizar’ la Educación y competir con personas de otros países que están muchísimo mejor calificados que nosotros, lo cual es una clara desventaja.

Si nos piden calidad y no tenemos los recursos para ello, ¿de dónde van a salir entonces?

Pues del endeudamiento de la Universidad o del estudiantado que pagará unas matrículas más altas, por lo tanto no va a ser accesible a todo mundo y por eso dejará de ser pública”, explicó Iván David Cano, Estudiante de la UDEC Soacha.

Otro de los motivos de la manifestación fue la Crisis Financiera y de Infraestructura que vive actualmente la institución, que para el caso específico de Soacha (según han informado los universitarios) reduce las posibilidades de desarrollo de cada uno de los tres programas que se dictan en el campus, al no contar con laboratorios y espacios adecuados para la enseñanza:

“Estamos pensando en una toma pacífica de la Universidad como forma de expresar el sentido de pertenencia y en busca de generar espacios de conciencia para que todo el mundo se entere por qué estamos haciendo esto. Yo puedo estudiar y pasar este semestre, pero ¿cuál va ser la calidad de mi Educación más adelante?”, concluyó Cano.