Preocupados están los habitantes del barrio el Danubio de la comuna dos al observar que la mayoría de sus calles principales no tienen salida debido a la construcción de nuevas urbanizaciones. Así mismo se quejan de la actitud de algunos habitantes, quienes arrojan basuras y desechos sobre las vías del sector.


El Danubio está ubicado en la zona central del municipio a escasos cinco minutos del centro de Soacha, siendo un barrio que cuenta con más de 30 años de haber sido fundado y uno de los más antiguos de la ciudad.

A pesar de su antigüedad y ubicación, los residentes aseguran estar olvidados y casi que borrados del mapa debido a la aparente exclusión del barrio de las consideraciones en materia de planeación que se están dando en el municipio. Desde que empezaron las construcciones de los nuevos conjuntos, muchas de las vías que antes servían de acceso y conexión con otros lugares ahora están cerradas, generando en la comunidad del Danubio un sentimiento de aislamiento y desigualdad.

María Rodríguez, presidenta de la Junta de Acción Comunal del Danubio, describió el estado de las vías del barrio.

“Taparon las salidas de nuestras vías y dejaron el barrio totalmente encerrado, las deshabilitaron y hasta el momento hemos hecho las gestiones necesarias en planeación, sin embargo no hemos podido obtener respuesta alguna del proceso. Las empresas constructoras de las urbanizaciones en vez de dar continuidad a las carreteras que nos conectaban con tres barrios, lo que hicieron fue levantar las torres, dejando las partes posteriores ubicadas sobre lo que pudo haber sido una salida, imposibilitando así el paso o continuación para las conexiones con otros lugares del municipio”, argumentó la líder comunal.

Según los residentes, el hecho de que las vías no conecten a ninguna parte imposibilita que en algún momento se pueda aspirar a realizar la pavimentación de las mismas, ya que toda la vida han estado destapas, condición que también se presta para que las personas se deshagan de todos sus desechos y escombros sobre las mismas.

“En todas las esquinas se observan montañas de escombros, a medida que transcurre el tiempo las calles se sienten más altas debido a que nunca cesan de rellenarlas y regar desechos de construcción sobre ellas. Pareciera que no hubiese ley que valga o sanción que se aplique, porque todos los días están arrojando escombros y cualquier tipo de desechos sobre las vías, asumiendo que cualquier rincón es el basurero del barrio”, manifestó Johana Gutiérrez, comerciante y residente del sector.

De acuerdo con los habitantes, la base del problema de las basuras radica en la falta de un horario de recolección por parte de Aseo Internacional, motivo por el que las personas sacan sus desechos a cualquier hora y los días que ellos consideren, generando un aspecto decadente en las esquinas y calles.

Finalmente, lo mínimo que pide la junta de Acción Comunal para determinar qué pasará con las vías y el orden del barrio, es que las entidades competentes en ambos aspectos, planeación y Aseo Internacional respectivamente, realicen reuniones en las que se socialice con la comunidad qué clase de proyectos a futuro hay para mejorar la viabilidad y organización del sector, o por el contrario qué clase de situaciones los podrían perjudicar, y que la empresa de aseo establezca un horario fijo para la recolección de desechos.