Funcionarios de las secretarías de salud y general llevaron a cabo el sellamiento de la plaza principal de mercado ubicada en la zona centro de Soacha, debido a falencias encontradas en materia de higiene y control de plagas que podían presentar riesgo para la salud de los compradores.


Si bien los comerciantes no están en total desacuerdo, argumentan que sus derechos fueron violados puesto que la Administración Municipal no hizo ninguna clase de aviso antes de realizar el sellamiento y como consecuencia aseguran haber sido gravemente perjudicados, considerando que los alimentos vendidos en su mayoría son perecederos.

“Los funcionarios de la alcaldía mandaron sellar la plaza esta mañana a las cuatro de la madrugada (lunes), según nos relatan los celadores. El hecho es que no nos avisaron previamente y estamos perdiendo mucha mercancía, ahora nos dicen que para poder comerciar todo y evitar que se pierda nos toca desarrollar nuestra actividad en la plazoleta ubicada a un costado de la calle 14, lugar en donde se nos sorteará un puesto para vender todo”, relató María Romero, comerciante afectada.

Marlene Hernández, vendedora de pescado e integrante del grupo de trabajadores de la plaza, manifestó su indignación y preocupación ante la decisión tomada desde la administración municipal, en este caso en cabeza de la alcaldesa encargada y secretaria de infraestructura, Dora Vera.

“No nos informaron absolutamente nada acerca de la diligencia, yo me siento atropellada porque no nos avisaron que se llevaría a cabo el sellamiento total de la plaza de mercado y al igual que todos mis compañeros de trabajo, también estoy presentando pérdidas económicas dado que todos teníamos los alimentos dentro de la plaza y no nos permitieron desarrollar nuestras actividades de comercio”, puntualizó la propietaria de un negocio dentro de la plaza.

Por su parte, los secretarios y representante de la administración municipal explicaron las razones para efectuar el sellamiento del predio en el que opera la plaza y las acciones que se llevarán a cabo para retomar actividades con los comerciantes en el menor tiempo posible.

Nataly Sierra, secretaria de salud de Soacha, explicó: “Esta mañana se tomó una medida de seguridad, siendo una clausura temporal encaminada a la protección de la salud pública de las personas que compran sus alimentos en la plaza. La dependencia dentro de sus funciones realizó una serie de visitas a la plaza y encontró que se había incrementado el número de plagas como roedores y palomas, adicionalmente presenciamos un manejo inadecuado de residuos sólidos y la falta de procesos de limpieza y desinfección, entre otros factores, que pueden poner en riesgo la salud de los compradores”, aclaró.

Adicionalmente la funcionaria municipal expuso uno de los inconvenientes en materia de higiene y salud generado por la proliferación de las palomas dentro de la plaza de mercado.

“Es importante resaltar que las excretas de las palomas pueden causar infecciones si son inhaladas o ingeridas, debido al proceso de descomposición por el que pasan una vez quedan sobre las barras que sostienen el techo, convirtiéndose en polvo presente en todo el predio y en los alimentos. Al ser ingeridas también pueden transmitir al individuo enfermedades y diversas patologías del ave”, puntualizó la secretaria.

Para no violar los derechos de los trabajadores perjudicados tras el cierre de la plaza de mercado, la administración municipal pactó unos acuerdos con los comerciantes para poder llevar a cabo la adecuación de los establecimientos sin generar pérdidas económicas considerables ni el inconformismo de quienes dicen sentirse atropellados tras la decisión del sellamiento.

“Se hizo una mesa de trabajo con los comerciantes en representación de la plaza de mercado, tras la cual y de acuerdo con los requerimientos higiénico sanitarios que debemos cumplir, se estableció un cierre de ochos días. Sin embargo y teniendo en cuenta la situación de los vendedores, los días 10 y 11 de agosto la plaza permanecerá abierta, posteriormente se cerrará hasta el sábado, días en los que se llevará a cabo la adecuación, desinfección, fumigación y limpieza de la plaza”, expuso la alcaldesa encargada, Dora Vera.

Para concluir, el secretario general del municipio, Richard Obando, profundizó en el tipo de adecuaciones que se harán en la plaza para garantizar el cumplimiento de las normas higiénico sanitarias que deberá presentar el recinto, una vez los comerciantes vuelvan a ejercer sus labores dentro del recinto.

“Uno de los compromisos pactados por la secretaría general es la instalación del enmallado alrededor de los tragaluces para evitar que las palomas entren y hagan sus heces sobre los alimentos, al tiempo que se controlará el inconveniente generado por las plumas; conjuntamente se hará una limpieza profunda a toda la propiedad, incluyendo los tanques de agua potable y la fumigación total de la plaza. Para finalizar, gestionaremos la debida instalación del enchapado del chut de basura, puesto que el estado actual del mismo no es el adecuado para el depósito de basuras. Esperamos que todo este trabajo se dé por concluido el sábado para que los vendedores retomen sus actividades, esta vez en mejores condiciones”, finalizó el secretario.