Según las medidas de bioseguridad estipuladas para la reactivación de algunos sectores económicos del país, los gimnasios no están incluidos por ser considerados como establecimientos de tipo social, es por esto que se ven afectados tras no poder trabajar.

“Energym Cardio” es uno de los gimnasios que se ha visto perjudicado tras la cuarentena, ya que desde marzo no puede abrir y la situación es cada día peor De este negocio dependen 4 familias que, hasta el día de hoy, no han podido trabajar ni obtener ingresos de ningún tipo. La sede se encuentra en la calle 18 # 6 -30 del municipio de Soacha.

 “Debido a la problemática que se está viviendo en el municipio con los gimnasios y centros deportivos,  ya son tres meses que no hemos podido trabajar, no nos dejan abrir y estamos al borde de la quiebra. Hemos enviado los protocolos de bioseguridad a la Secretaría de Salud de Soacha, pero no nos han dado respuesta, también enviamos una carta y tampoco han contestado. Ellos nos tienen catalogados como vida social y no es así, la prestación de nuestros servicios consiste en la salud física y mental de nuestros clientes”, aseguró  Sergio Ramos, empleado del gimnasio.

De acuerdo a lo anterior, muchas familias han quedado sin la forma de obtener ingresos y es por esto que hacen un llamado urgente a la administración municipal para ser tenidos en cuenta, ya que han tomado las medidas de bioseguridad al pie de la letra para poder atender al público de manera segura, por eso buscan que sea posible retomar actividades o por lo menos obtener alguna respuesta, ya que son muchas familias sin trabajar y en una situación muy difícil.  

Finalmente, lo único que buscan estas personas es ser escuchadas y tomadas en cuenta al momento de pensar en la reactivación de la economía, pues teniendo en cuenta las medidas de bioseguridad, afirman que pueden trabajar de manera segura y así poder salir de esta crisis que se ha generado por la pandemia y por la que muchas familias están atravesando.

 Por Natalia Soto Parra