Tenemos entendido claramente que el espacio público es el lugar donde cualquier persona tiene derecho a circular libremente y donde el paso no puede ser restringido, a diferencia de los espacios privados en donde necesariamente se debe tener una autorización para poder hacer uso de ese tipo de lugares, dependiendo de la forma como se va a realizar su manejo.


El crecimiento que ha tenido Soacha en los últimos años ha sido muy notable debido a varios factores que son de conocimiento general. La ciudad no tiende a satisfacer las necesidades de empleo debido a la sobrepoblación con la que cuenta en la actualidad y esto hace que propios y extraños se apropien del espacio público para convertirse en comerciantes informales, móviles y estacionarios que en la mayoría de los casos buscan las zonas de mayor afluencia de público con la finalidad de poder vender sus mercancías, sin importar las molestias y contrariedades que ocasionan al público y por ende a las autoridades competentes.

En las zonas de mayor afluencia de público en el centro de la ciudad, como son la carrera 7° , la calle 13, varios sectores en la autopista sur, entre otras, se han convertido en el permanente dolor de cabeza de las autoridades que han realizado varios operativos para tratar de controlar dicha situación; sin embargo es claro precisar que la mayoría de vendedores ambulantes informales ni siquiera viven en el municipio, vienen de los otros municipios vecinos a ejercer sus actividades, lo que demuestra que no existe un derecho de pertenencia para con los intereses de los soachunos, situación que desde todo punto de vista es lamentable.

Es importante que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto porque cada día se aumentan los casos de invasión del espacio público, no solo en el centro de la ciudad sino en las calles y avenidas de los otros sectores que, incluso siendo organizados para uso residencial, se vuelven en locales comerciales en donde estos no son suficientes y sus vendedores y mercancías se encuentran operando desde las calles. Al caminar por las calles es común encontrar todo tipo de vendedores ambulantes y estacionarios, carro parlantes, zorras de tracción mecánica y animal ofreciendo todo tipo de productos, especialmente alimentos, lavaderos de carros en la vía pública, talleres de mecánica de frenos, electricidad, montallantas, talleres de soldadura, latoneros, pintores, carpinteros, vendedores de minutos a celular, cambiaderos de aceite, vías públicas convertidas en parqueaderos; es decir, un espacio público completamente invadido sin una presencia de la autoridad competente para alivianar esta situación.

Buscar responsables de esta situación de ninguna manera es la solución; no es culpa de la anterior ni actual administración, sin embargo cada una tiene sus responsabilidades. Al tiempo que es claro señalar que no ha existido un cumplimiento real y objetivo de los planes de desarrollo aplicados a las necesidades de la comunidad, a lo que se suman los intereses políticos que no han permitido un desarrollo como se merece la ciudad, lo que demuestra la falta de organización y liderazgo de sus alcaldes como administradores de la ciudad.

Varias obras de impacto y proyectos piloto se pueden realizar con uso racional y adecuado de los espacios públicos: por ejemplo; la construcción de una terminal satélite para el servicio intermunicipal de pasajeros por carretera, evitando de esta forma la congestión en la autopista sur, al tiempo que se evitarían accidentes; la construcción de aéreas para la venta de productos y mercancías organizados en una forma ágil y ordenada para comerciantes y consumidores con aéreas peatonales y vehiculares; de igual forma sería muy prudente organizar un parque de servicios de mecánica automotriz en las diferentes especialidades anexo al cual deben existir una gama de almacenes que ofrezcan las partes y repuestos con una competencia aceptable para los consumidores.

La ciudad va creciendo todos los días; igual sus problemas a los que debemos darles soluciones para el presente y futuro pensando en una ciudad a largo plazo en donde se establezcan modelos de desarrollo para beneficio propio pensando en una sociedad moderna con futuro para el beneficio de las futuras generaciones.