La Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) ya hizo efectivos los procesos a favor de los usuarios, al reducir legalmente el tiempo para que los clientes avisen a empresas como Tigo, Claro y Movistar su decisión de cancelar acuerdos comerciales.


Hay que recordar que antes de dicha decisión, el proceso exigía 10 días hábiles a la fecha de corte. Esa información debe estar estipulada en los contratos subscritos.

En el caso en que la solicitud se haga con una anticipación menor, la interrupción se efectuará en el periodo siguiente.

Adicionalmente, la medida establece que los operadores no pueden oponerse o solicitarle al usuario que justifique su decisión de terminar el contrato. Tampoco exigirle documentos o requisitos innecesarios para el procedimiento.

Por ley, “los usuarios deben ser informados por su proveedor de servicios sobre el uso del derecho a conservar su número y de cómo portarlo a otro operador”, indicó el comunicado expedido ayer por la CRC. Juan Manuel Wilches, director ejecutivo del regulador, aseguró que han “establecido plazos más ágiles en estos trámites para permitirle a los consumidores elegir servicios que se ajusten a sus necesidades y cambios, de forma oportuna”.

Explica la organización pública que el usuario puede hacer sus solicitudes de terminación o suspensión a través de cualquiera de los mecanismos de atención con los que cuentan los operadores para los usuarios (líneas gratuitas de atención telefónica, oficinas virtuales, página web, redes sociales y oficinas físicas).

Valentina Pachón Morales, Larepublica.co