¿Lo mando a dónde la abuela? ¿Lo inscribo a un curso especial? ¿Pido permiso para llevarlo algunos días al trabajo? Que caos pensar en que llegaron las vacaciones.


Los niños salen a sus vacaciones semestrales, pero sus padres deben seguir normalmente con sus trabajos, hoy por hoy, se hace cada vez más difícil hacer coincidir los periodos de descanso de todos los integrantes de la familia.

Por eso muchos padres optan por recurrir a «la casa de la abuela» que parece seguir siendo el mejor centro recreacional para los menores durante las vacaciones, eso en el mejor de los casos, pues hay muchos niños que durante sus vacaciones se tendrán que quedar acompañados por las pantallas del tv. Hay factores que obligan a ello, a una u otra cosa, para una familia con ingresos limitados, pero con una abuela o mamá en la casa, la única alternativa es que los niños se queden allá. Para una pareja en la que ambos trabajan, no hay más remedio que mandarlos a alguna parte a donde los tengan ocupados y cuidados.

Sin embargo, es un espacio vital en la formación de los niños, pues allí se liberan del «estrés» que puede producirles el colegio, su objetivo también es darle un espacio de descanso a la mente para abordar óptimamente un nuevo periodo académico. Para que estas vacaciones no sean un problema le sugerimos:

-Consulte el listado de actividades del Programa «Vacaciones Recreativas» que proponen fundaciones sin ánimo de lucro, instituciones administrativas y empresa privada, muchos de estos son gratuitos.
-Las Cajas de Compensación en todo el país ofrecen cursos y programación especial para ésta época a precios asequibles.
Recuerde que si la opción es tomar un curso (natación, inglés, música, etc) éste debe ser escogido por el niño. Usted puede orientarlo según sus afinidades y habilidades. De esta forma, el pequeño no sentirá la actividad propuesta como una obligación. Para esto, consulte la programación de talleres y cursos para niños que ofrecen universidades y centros recreativos especializados.
-Si la única alternativa es la casa, organice horarios para ver tv , jugar, pintar, aprender un oficio manual o simplemente descansar.
El ocio es la oportunidad que tienen los niños para explorar el mundo, importante para estos días, tener a la mano una caja de pinturas, plastilina, globos con agua y todo lo que su ingenio le indique. No le tenga miedo a la experiencia y comparta con ellos un periodo de descanso que con creatividad, puede ser muy provechoso.