Un día después del Paro Nacional del 21 de noviembre, Soacha sufrió las consecuencias del vandalismo, especialmente en la estación San Mateo de Transmilenio. Vidrios rotos y algunas puertas averiadas son las principales afectaciones.

Cuando autoridades y comunidad  celebraban el buen comportamiento de los ciudadanos de Soacha en el día del Paro Nacional, finalmente los vándalos hicieron de las suyas. En la noche del viernes y luego del cacerolazo convocado por redes sociales, algunos desadaptados  decidieron atacar con piedras y palos la estación Transmilenio de San Mateo, dejando como consecuencia buena parte de los vidrios rotos.

Los vidrios de la estación quedaron en el piso

Aunque aún Transmilenio no reporta un balance de los daños originados a la estación, lo que se percibe es una buena cantidad de vidrios rotos, especialmente hacia el costado de Unisur, incluso en su interior se observan palos y piedras utilizadas por los vándalos.

A pesar del estado de la estación, Transmilenio decidió prestar el servicio en las primeras horas del día, pero hubo un rato que dejó de enviar articulados, lo que generó caos en la movilidad de los usuarios hacia la capital. Sobre las 8:00 a.m. de nuevo se percibió el despacho de buses por la troncal, pero desde Terreros y sólo la ruta 43.

Los usuarios rechazaron la vandalización de la estación y pidieron no dañar los bienes públicos, ya que finalmente los afectados son los mismos usuarios.