Como si con los vendedores colombianos no fuera suficiente, ahora se suman cientos de personas de origen venezolano que se dedican a las ventas ambulantes sin que autoridad alguna controle la expansión de toda clase de mercancía en las calles, andenes, puentes y parques de la ciudad, sumado a que todas las tardes y fines de semana se ubican al frente de la Alcaldía Municipal.

“Es un espectáculo grotesco que invadan el frente de la Secretaría de Gobierno y de la Alcaldía Municipal. Esto es una vergüenza para la ciudad”, dijo Arnold Salamanca, residente en el barrio San Luis.

Y es que el desorden en el parque de Soacha, la carrera séptima y las calles adyacentes (sólo por hablar del centro de la ciudad) es tan grande,  que hasta los mismos policías compran artículos a los vendedores ambulantes en vez de controlar la presencia de tanta mercancía en las calles del municipio.

“Lo que uno observa es que a esta administración le quedó grande controlar a los vendedores, es un problema que crece y crece y nadie le pone cuidado. La policía no hace caso y pareciera que sólo está interesada en perseguir a la gente de bien, pero no ayuda a controlar la presencia masiva de vendedores en las calles”, aseguró Lilia Perdomo, residente de la comuna dos.

Un gremio que se ha visto afectado  por la presencia masiva de tanto vendedor en el parque de Soacha son las almojabaneras. Ellas han venido reclamando insistentemente que se controle, especialmente a los venezolanos, porque son quienes engrosaron el número de personas que invade el espacio público en el parque principal, incluso aseguran que las ventas se han caído más del 90% por culpa de este fenómeno.

“Extiendo un llamado al actual secretario  de gobierno y ojalá al entrante, para que haga algo con este desorden que se presenta especialmente los fines de semana. Nosotras las señoras de las almojábanas somos patrimonio, la cara bonita del municipio, pero con esta cantidad de  vendedores -que en su mayoría son venezolanos- nos están perjudicando. Pagamos todos los servicios, cómo es posible que la Alcaldía no colabore, vendedores por todo lado y nosotras solas.  Un domingo que vendíamos hasta mil almojábanas, ahora vendemos 80, 100. La invitación es a que nos colaboren, que pongan mano, no más, somos mujeres que estamos llenas de deudas porque no nos permiten vender”, dijo Yineth Obando en un video publicado en Facebook.

Lo que dicen algunos es que no hay coordinación entre la Secretaría de Gobierno y la Policía, incluso hay comentarios que afirman que los uniformados no hacen caso porque sólo les interesa mostrar resultados de operativos contra bandas de delincuentes, números para llenar informes y no más.

Lo cierto es que Soacha está en un completo desorden y si bien se han adelantado acciones para recuperar el espacio público, como en la avenida 30 de San Mateo, en el centro las cosas no marchan bien  porque en pleno parque y específicamente frente a la Alcaldía, hay momentos en que es difícil caminar por la cantidad de vendedores que se ubican en este sector de la ciudad.