Vendedores informales de Soacha monopolizan espacio público

La demarcación de áreas específicas en el espacio público por parte de vendedores ambulantes en varias zonas del municipio, despertó la crítica y el desconcierto de los transeúntes, ya que después de las intervenciones de la policía, se esperaba que de una vez por todas se recuperara lo que es de todos.


Pese a las jornadas realizadas en cabeza de la Secretaría de Gobierno, mediante las cuales se pretendía sensibilizar a los trabajadores informales para inculcar en ellos el reconocimiento y respeto por el espacio público, actualmente los transeúntes ven con preocupación que los vendedores han reafirmado su intención de tomar el espacio público, demarcando con una franja amarilla el área en la que pretenden ejercer sus labores.

“Vemos con preocupación que la recuperación del espacio público se ha dilatado de forma preocupante y por ese motivo ahora los trabajadores informales han tomado más fuerza, ahora han marcado los lugares en los que se ubican, reconociéndolos como suyos, sin tener en cuenta el hecho de que estas zonas comunes tan importantes, como los puentes, son para el bien y utilización de todos. Si continuamos así tendremos que adaptarnos a los deseos de los informales y reconocer que el espacio público les pertenece”, manifestó Julián Rueda, habitante de la Comuna tres de Soacha.

Las personas que frecuentan los lugares ocupados totalmente argumentan que contrario al mensaje expresado por vendedores, mediante el cual exigen el derecho al trabajo, la monopolización de los lugares tampoco permite que otras personas se unan al ejercicio del comercio informal.

“Seguramente las líneas las hicieron para organizarse y no permitir que lleguen otros, ellos aseguran que es la única forma de sostener sus hogares, y de hecho tienen toda la razón y es entendible; pero en ese mismo sentido pareciera que estamos hablando de un ejercicio de doble moral en el que exigen el derecho al trabajo, pero si llega otro no le permiten laborar a menos que cuadre con ellos”, puntualizó Fernanda Rojas, residente de la comuna cinco.

Las líneas mediante las cuales los vendedores ambulantes demarcan el área en la que van a ejercer sus labores, se evidencian precisamente en las zonas con mayor congestión de personas en Soacha. El puente de la estación de San Mateo y la Calle 13 en el centro, son los lugares que más preocupación genera en los transeúntes, debido al limitado espacio que cada vez debe ser compartido entre más residentes del municipio.

Habla la administración municipal

La Secretaría de Gobierno, encargada de hacer cumplir el artículo 82, que establece el uso del espacio público, ha estado liderando reuniones con representantes de los vendedores informales en varios sectores del municipio, en compañía de otras dependencias de la administración, como la Dirección de Desarrollo Económico. Con los encuentros se busca reconocer y encontrar alternativas para garantizar el derecho al trabajo de los comerciantes pertenecientes a Soacha que han hecho parte del ejercicio desde años atrás.

Jairo Ramírez, director de Desarrollo Económico, hablo del ejercicio que se ha estado manejando con los vendedores informales para recuperar el espacio público.

“Por el momento, con los vendedores se llegó a un acuerdo en el que se suspenderían los operativos de control durante un mes aproximadamente, este tiempo que se les dio se hizo con el fin organizar alternativas para que conjuntamente hallemos soluciones a la recuperación del espacio público, sin desconocer que efectivamente tienen derecho al trabajo. Cabe resaltar que el compromiso de esta administración es vehemente con la intención de recuperar el espacio público, priorizando el interés general sobre el particular”, enfatizó el director de Desarrollo Económico.

Precisamente, tras las mesas de trabajo formadas entre administración municipal y representantes de los vendedores, los comerciantes adquirieron unos compromisos mientras se trabaja en las estrategias de solución. Para el establecimiento de esos compromisos se tuvo en cuenta las miles de quejas de residentes del municipio, mediante las cuales hacían énfasis en la disposición de basuras generada por los informales y la expansión de los mismos.

“Para poder suspender los operativos, mientras trabajamos en las soluciones, ellos se comprometieron a darle un buen uso al espacio público, priorizando el bien común y respetando el derecho del transeúnte, garantizar la perfecta limpieza de los sitios una vez concluyan sus actividades, ser un refuerzo a la seguridad con la denuncia de hechos delictivos y evitar la expansión de los mismos, teniendo en cuenta que se están viniendo vendedores de Bogotá a agravar la situación. Con estas medidas no estamos autorizando la invasión al espacio público; hasta el momento nos encontramos en un proceso de concertación y de crear la ruta de trabajo en el tema de recuperación”, aclaró Ramírez.

Finalmente, el director especificó que durante los acuerdos tratados con los líderes de los vendedores y la administración municipal, no se contempló ni se autorizó la marcación del espacio público.

“Ese tema no fue tratado con ellos ni tampoco autorizado, no entiendo de dónde sale esta figura, porque hasta ahora estamos trazando la ruta de trabajo mediante la cual llegaremos a la recuperación del espacio público, desde la administración lo que hemos hecho para el reconocimiento de los vendedores es pedir la actualización de las bases de datos que tenemos sobre ellos. Así mismo muchos vendedores nos han manifestado que personas que dicen ser líderes les están pidiendo papeles para hacer un censo; en ningún momento estamos autorizando para que representantes hagan censos o trabajen bases de datos, porque eso lo tiene que hacer la propia administración municipal”, concluyó Ramírez.

cargando...