Según el reporte  del alcalde de Soacha Eleázar González, de los 180 detenidos y conducidos al Centro de Traslado por Protección  (antigua UPJ), 58 son venezolanos y uno de nacionalidad  chilena. Esto indica que los extranjeros protagonizaron los desórdenes en las calles del municipio, en alianza con vándalos colombianos.

Las detenciones se presentaron en la noche del viernes 22 de noviembre, un día después del paro nacional y cuando muchos se dedicaron a generar pánico que se propagó a través de redes sociales.

Sin embargo sí se presentaron amenazas de vándalos hacia algunos conjuntos residenciales, pero los mismos residentes los repelieron.

“Agradecerle a los conjuntos cerrados que tomaron la determinación valiente de estar listos en caso de que alguien entrara de manera violenta a hurtar elementos a las familias; estuvieron  muy proactivos y esto significa que  los buenos somos más”, dijo el alcalde.

El mandatario confirmó también que esa noche hubo intentos de saqueos a un almacén ARA en Compartir y un D1 en el sector de 3M, pero que la reacción de la fuerza pública evitó consumar el hecho.  “La Policía estuvo presta y se capturaron alrededor de 10 personas cometiendo ese delito, que afortunadamente no pasó a mayores”, aseguró.

El hecho que llama la atención es la cantidad de extranjeros conducidos al  Centro de Traslado por Protección, aunque hay que aclarar que no todos son vándalos; hay varios que por el hecho de estar en las calles fueron detenidos por violar el toque de queda.

“Conducimos en total 180 personas, de las cuales 58  son venezolanos y un chileno, lo que quiere decir que hay como un cultivito que debemos  entrar a mirar”, finalizó el alcalde.