Por ahora se construye la estación elevadora, que tiene un avance del 38% y en la que se han invertido cerca de $125 mil millones. La PTAR tratará el 100% de las aguas residuales de Soacha y el sur de Bogotá.

En cumplimiento de las disposiciones legales que buscan fortalecer el control fiscal, la Contraloría de Bogotá y la Contraloría General de la República iniciaron una acción conjunta para hacer seguimiento a las inversiones en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales – PTAR Canoas, ubicada en Soacha.

El contralor de Bogotá, Andrés Castro Franco, junto al contralor delegado para el Medio Ambiente, Gabriel Jurado, y la jefe Nacional del Sistema de Control Fiscal de la Contraloría General de la Nación, Tania González, visitaron el sector donde estará ubicada la PTAR de Soacha para conocer los avances de la segunda fase de ese proyecto que está en marcha y contempla una estación elevadora, obra que tienen un avance físico del 38 por ciento y una ejecución financiera del 35 por ciento.

En la construcción de la estación elevadora se han invertido cerca de $125 mil millones, de los $352 mil millones que están previstos.

La acción conjunta de ambas contralorías se enmarca dentro de las disposiciones del Acto Legislativo 04 de 2019 para el fortalecimiento del control fiscal, el decreto 403 y la Resolución 783, expedida por el Contralor General, Carlos Felipe Córdoba.

“Estamos adelantando un trabajo mancomunado para realizar la fiscalización de la obra y visitamos estas instalaciones con el fin de conocer el nivel de avance de los trabajos. Esta obra tiene un impacto tan grande, que lo que se propone en el nuevo marco normativo de fiscalización es una acción conjunta”, dijo el contralor de Bogotá, Andrés Castro Franco.

Construcción planta elevadora PTAR Canoas en Soacha

Por su parte, Gabriel Jurado, contralor delegado para el medio ambiente de la Contraloría General de la República, destacó la unión de esfuerzos en un nuevo modelo de control fiscal unificado, armónico y por fuera de los escritorios, “porque el verdadero control es el que se hace visitando las obras; vigilando con lupa cómo es que se invierten los recursos públicos”, aseguró.

La estación elevadora y la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, que se esperan entregar en el 2027, tendrán un impacto local para Bogotá, pero también regional y nacional, pues se está hablando de vertimientos que terminan en el Río Bogotá, que impactan toda la sabana al sur de la capital del país y que finalizan en el río Magdalena, el más importante de Colombia.

En esta obra están comprometidos recursos de la Empresa de Acueducto de Bogotá, de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca y del Fondo Nacional de Regalías, en liquidación. Estas últimas dos entidades son auditadas por la Contraloría General de la República.

Foto interior: Alcaldía de Bogotá