Al cumplir un año, el programa “Vía Esperanza”, que es un espacio de ayuda humanitaria en el corredor vial Bogotá-Girardot, ha atendido a más de 8.000 caminantes, en su gran mayoría migrantes, de los cuales cerca de 2.300 son menores de edad, 130 madres gestantes y 160 adultos mayores.

El programa que funciona a pocos metros del peaje de Chusacá brinda apoyo y asistencia humanitaria a los caminantes que transitan por el corredor vial. A esta iniciativa se han sumado la Cruz Roja Colombiana Seccional Cundinamarca y Bogotá, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Desde el mes de marzo, cuando inició la Emergencia Sanitaria en el país, “Vía Esperanza” desarrolló una nueva estrategia para seguir trabajando por los caminantes. Es así como el equipo social de la concesión realiza de tres a cuatro recorridos mensuales en conjunto con la móvil de la Cruz Roja Colombiana para entregar kits humanitarios a esta población, los cuales contienen alimentos energéticos, elementos de aseo, brazaletes reflectivos e información clave para su tránsito por el país.

Así lo destaca Kleiber José Bustamante Calderón, caminante y beneficiario, Yo salí de Caracas, hace tres semanas, decidí venir a Colombia a buscar trabajo. Aunque el recorrido ha sido muy duro quiero agradecer de corazón a este programa y todas las personas que nos han ayudado, a través de donaciones durante este momento. Nos han servido mucho para cubrirnos del frío, hidratarnos y alimentarnos”, agregó.

A la fecha, se han entregado más de 1.000 kits que han sido donados por la OIM y por subcontratistas de la concesión, que han contribuido a mitigar el impacto ocasionado por la pandemia.

Fuente: Ani