La falta de iluminación, la ausencia de cultura ciudadana, la indiferencia de la gente y el abandono municipal, convirtieron la avenida que conecta el sector de San Mateo con la comuna tres en la nueva escombrera de Soacha, donde los delincuentes ambientales disponen de la vía para arrojar cualquier cantidad de desechos.


Hace algunos meses una buena noticia se les daba a los soachunos, se inauguraba en ese entonces un nuevo puente vehicular que – junto al de la Avenida Terreros – facilitaría la entrada a sectores como San Mateo y los barrios de la comuna tres. Sin embargo, el panorama hoy es desolador, no tanto por la movilidad, sino por el alto grado de abandono que está sometida esta obra desde su entrega.

“Este sector se ha vuelto muy inseguro desde que inauguraron el puente, y no porque no nos sirva, sino porque desde que fue inaugurado lo dejaron a la deriva y los delincuentes no desaprovechan la oscuridad que todas las noches nos genera pánico porque uno corre el riesgo de ser atracado, incluso ya han habido robos sin que la policía logre actuar con rapidez porque ni siquiera se pueden orientar con esa oscuridad tan complicada”, exclamó de manera airada el señor Jorge Vanegas.

“Parece que a nadie le importara, comenzando por quienes hicieron la obra y la dejaron a medias sin saber que uno está expuesto a que le hagan de todo y nadie se dé cuenta. La verdad, a veces hay que salir a recoger a mis hijas con palos y piedras para que los ladrones no se nos acerquen, no queremos esperar a que haya algún muerto para que se pongan las pilas”, dijo Sergio Marín, habitante de San Mateo.

Y es que no solamente es la inseguridad lo que afecta a la comunidad residente de esta zona, la oscuridad también ha atraído individuos que ven en plena avenida la oportunidad de arrojar sus escombros sin que nadie les diga nada ni se actúe con el comparendo ambiental, aplicando el recientemente sancionado decreto 120 para la disposición de escombros, en donde se castiga severamente a quien infrinja las normas ambientales referentes a este tema.

“Hace falta que la autoridad agarre a los que encuentre botando basura y escombros, además que la gente también se comprometa y se una para que les sea más difícil a estas personas incumplir las normas que se supone están hechas precisamente para que no se contamine esta zona”, manifestó el señor Andrés Liévano.

Hay que decir finalmente que la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura), es la entidad responsable de culminar con estas obras de adecuación e instalación de luminarias para este sector, así como el de la Avenida Terreros con Autopista Sur, que también se ha convertido en un gran foco de inseguridad.