Esta vez, la firma de abogados Víctor Mosquera Marín, en nombre de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, informaron que se adelantarán acciones legales nacional e internacionalmente para una demandar a Daniel Mendoza, quien como aparece en el comunicado, es el “autor de un pasquín difamatorio”.

El pasado 22 de mayo salió a la luz la serie web Matarife, un proyecto dirigido por Daniel Mendoza, un abogado, escritor, criminólogo y periodista del portal La Nueva Prensa, que, entre otras cosas, ha destapado la llamada Ñeñepolítica, la cual ha dado pistas de la posible compra de votos para la elección de Iván Duque.

Mendoza volvió a poner en la lupa a la clase dirigente del país, pues con su serie, además de Uribe, que es el principal investigado con la producción, también se ha hecho una cadena de relaciones en las que resaltan paramilitares como Salvatore Mancuso, pero también políticos que han hecho parte del círculo de poder que ha creado el expresidente.

Entre esas personalidades aparece Martha Lucía Ramírez, quien ahora ejerce como vicepresidenta del país. Ramírez ha pasado por el Senado, la Embajada de Colombia en Francia, el Ministerio del Exterior y por el de Defensa, en el que estuvo durante los primeros años (2002-2003) del primer periodo presidencial de Álvaro Uribe Vélez.

Justamente a ese momento se remonta el tercer capítulo de la serie Matarife, en el que se retoma las reuniones políticas y paramilitares que se realizaban en el Club el Nogal. En ese episodio titulado «Esquirlas Sociopáticas», se hace referencia a cómo en este reconocido lugar también se hacía los procedimientos para el lavado de activos procedentes de la actividad de los carteles de narcotráfico, dinero que terminaba beneficiando los grupos ilegales y a poderosos empresarios.

“Aseguran varios de sus socios que la ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, tenía una habitación permanente en el Club. Sostuvo reuniones con comandantes paramilitares, y es bien sabido que allí era donde los políticos y empresarios condenados por corrupción y lavado de activos negociaban las coimas con los empleados públicos y planeaban elaboradas maneras corporativas de blanqueamiento de divisas”, narra la serie.

Precisamente basados en este capítulo y en esas afirmaciones, la firma de abogados Víctor Mosquera Marín, en nombre de Marta Lucía Ramírez, informaron que se adelantarán acciones legales nacional e internacionalmente para una demandar a Daniel Mendoza, quien como aparece en el comunicado, es el “autor de un pasquín difamatorio”.

Igualmente, se señala que se tomarán todas las medidas para “impedir que personas inescrupulosas y misóginas se beneficien publicitaria y económicamente a costa de la honra, honor y bue nombre de una mujer que, desde el sector público y privado, le ha servido a Colombia con comprobada eficacia, probidad y entereza”.

Vale la pena señalar que esta no es la primera vez que por medio de instancias legales se intenta detener la serie, pues el pasado 01 de junio la firma de abogados De La Espriella Lawyers Enterprise, emitió un comunicado en el se indica que en nombre de Álvaro Uribe Vélez se solicitará una rectificación de lo presentado a través del guión de la serie, para luego iniciar las acciones legales correspondientes.

Por otro lado, esta se suma a muchas de las investigaciones que se han hecho alrededor de la gestión de Álvaro Uribe y su cúpula política, a quienes se les ha acusado de masacres, conformación de grupos paramilitares, interceptaciones telefónicas ilegales, asesinatos selectivos y corrupción; solo Álvaro Uribe tiene al día de hoy más de 28 procesos activos en la Corte Suprema de Justicia, mientras que en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes suma cerca de 56 investigaciones.

Es necesario preguntarse con qué efectividad actuará la justicia en esta acción legal, pues las víctimas de la época con mayor violencia en el país siguen exigiendo que se conozca lo ocurrido en este tiempo, y la no censura y la pluralidad de relatos es una forma de dar vía a lo que por tantos años se ha pedido: la verdad.
Autor

Artículo por: Laura Natali Cano Murillo
Pares.com