Los habitantes de este barrio de la comuna uno manifestaron su inconformidad por la presencia de talleres de mecánica ubicados sobre la Carrera 5B y que colindan con el paradero de colectivos de Compartir. Aseguran que los carros en reparación los estacionan en las vías obstaculizando el paso de vehículos y peatones, sumado a la presencia de consumidores de droga que rondan los parques del sector.


Varios residentes señalaron que se han presentado situaciones en donde se necesita la vía libre. Por ejemplo, cuando una persona requiere el servicio de una ambulancia se ve sin la posibilidad de recibirlo, ya que en ocasiones los carros se encuentran atravesados en la vía, generando congestión y hasta impidiendo el paso de los vehículos para emergencias, siendo una de las razones de la inconformidad.

“Esta es la única vía principal que existe hacia el centro de Soacha, desde hace 8 meses están esos talleres ahí, también hacen mecánica en la bahía que queda al frente del salón comunal, esa cuestión no se ha podido arreglar, estamos en esas, mirando a ver quién nos ayuda a solucionar ese problema”, declaró José Camargo, habitante del barrio Villa Sofía II sector, refiriéndose a otra de las razones para solicitar la reubicación de los parqueaderos.

Pero también hay personas que comprenden la situación de quienes laboran en los talleres: “El trabajo está bien difícil de conseguir, entonces uno los entiende porque eso es lo que les da de comer, lo ideal sería que trabajaran de manera más organizada, pero eso sí es muy difícil ponerse de acuerdo”, afirmó Edgar Lozano, residente del sector.

“¿Dónde más podemos dejar los carros?, si nuestro sitio de trabajo es aquí, y aquí es donde los podemos arreglar, nosotros recogemos todo cuando terminamos de trabajar”, respondió Humberto Salgado, trabajador de uno de los talleres.

Otro de los problemas más cotidianos es el consumo de drogas, hace aproximadamente 15 años Villa Sofía era un barrio tranquilo y en el que la prosperidad era un componente que se encontraba a la vuelta de la esquina. Hoy, distante de esa realidad, los residentes del barrio tienen más temor por la inseguridad, y esperan acciones concretas por parte de las autoridades y de la administración municipal para mitigar el daño causado a quienes habitan el sector.

“A veces esto se pone caliente, después de las 6 de la tarde es peligroso pasar por esta vía. Ah! eso sí, pelaos menores se meten al parque y como queda ahí pegado al Humedal Neuta, pues aprovechan y meten vicio, además, en la parte de atrás de la iglesia hay un hueco donde también entran a consumir”, finalizó Lozano.