Se acerca diciembre y si a usted le gusta vivir el espíritu navideño, decorando todas las partes de su casa, Lizbeth Cárdenas es una emprendedora soachuna que le puede colaborar.

Lizbeth es una mujer cabeza de familia madre de dos pequeños niños que llegó al municipio de Soacha hace más de diez años, igual que muchas otras personas, en busca de un lugar que le permitiera cimentar su vida junto a la de sus pequeños.  

Su historia, al igual que la de muchas mujeres soachunas, está marcada por tener cada día la responsabilidad de sostener su hogar. Cuenta que llegó un día hace como tres años, que se encontraba desempleada, no sabía qué hacer y que sus necesidades no daban espera. Sin embargo, como anteriormente había realizado en el SENA un curso de máquina plana enfocado en decoración para el hogar, decidió vivir de lo que sabía hacer; fue así que formó su emprendimiento en decoraciones para el hogar, pues de este modo podría trabajar desde casa y al mismo tiempo estar pendiente de la crianza de sus hijos.

Recientemente Lizbeth se presentó en la feria de emprendimiento para la reactivación económica que se llevó a cabo en el barrio la Pradera primer sector. Dice que nunca había participado en algo así, pero que vio en esta actividad una oportunidad para dar a conocer su emprendimiento.

Ella realiza todo tipo de lencería para el hogar, para adornar las cocinas, los baños, las alcobas y las ventanas. Y teniendo en cuenta que ya se aproxima ese mes especial de diciembre, en el que la mayoría de personas busca encontrar la mejor decoración, Lizbeth lanzó su colección navideña de lencería para el hogar, con la que busca revivir el espíritu decembrino y darle vida a los hogares soachunos.

 Adicionalmente Lizbeth realiza muñecos decorativos alusivos a la navidad. Trabaja sobre pedidos y la pueden contactar en el teléfono 300 2230859; ella les ayudará con los elementos necesarios para una buena decoración de su hogar, y  de este modo usted apoya un emprendimiento soachuno para que la reactivación económica sea una realidad.

Por Sary Tovar