Al comienzo del mes de diciembre se anunció con algarabía la asignación de 30 auxiliares bachilleres para que cuidaran el espacio público en el centro de Soacha, comenzando en el tramo comprendido entre el parque y la calle 15. La medida funcionó bien hasta fin de año, pero por estos días los vendedores volvieron a invadir la Cra 7.


La medida en ese entonces fue calificada por el secretario de gobierno, Geovanny Ramírez, como un gran avance de la administración, incluso manifestó que la presencia de bachilleres en dicha zona sería permanente y que los auxiliares fueron traídos exclusivamente para cuidar el espacio público.

Al comienzo todo se cumplió el pie de la letra y se creía que por fin la administración iba a poner en cintura a los vendedores ambulantes, teniendo en cuenta que el mismo alcalde Juan Carlos Nemocón prometió en su campaña crear el Plan Maestro del espacio público como uno de sus pilares de gobierno. Sin embargo van más de dos años de mandato y la situación en esta materia hoy es peor que cuando el mandatario recibió la alcaldía.

Una de las críticas frecuentes de los ciudadanos es que se toman medidas transitorias y la alcaldía no ha sido capaz de sostener programas de recuperación para no cederles terreno a los vendedores. No obstante, ninguna de las acciones tomadas ha permanecido en el tiempo, factor que aprovechan los vendedores para adueñarse con más fuerza del espacio público.

Sin ir tan lejos, por estos días se observa a toda hora gran cantidad de vendedores ambulantes sobre la Cra 7, y eso que este tramo sería el ejemplo a seguir en las demás zonas de la ciudad. “Ni el alcalde ni el secretario tienen el suficiente carácter para hacerle frente a los vendedores, pareciera que les tuvieran miedo porque lo que hacen son paliativos, medidas de algunos días y no más”, dijo Adriana Cuesta, residente en la comuna dos.

“Las calles de Soacha son una vergüenza, a toda hora están llenas de vendedores y nadie hace nada. De pronto un día la Policía le da por venir a sacarlos, pero al otro día todo sigue igual. Es un problema de nunca acabar porque las autoridades no tienen compromiso con la ciudad”, aseguró Irene Cardona, habitante de la comuna seis.

Si la falta de autoridad y compromiso por parte de la alcaldía continúa, a los vendedores ambulantes no los frena nadie. Su política expansionista por las calles de la ciudad seguirá y en poco tiempo se adueñarán de los parques, zonas verdes y andenes, todo por la lentitud de las autoridades y las políticas mentirosas que se han anunciado, pero que nunca se han aplicado.