Más de 48 horas habitando en un cambuche levantado en una de las vías del sector completa un grupo de adultos mayores que fue desalojado por la comunidad de sacerdotes dominicos que hace presencia en este barrio de la comuna cuatro, pues manifiestan que el lugar en el que eran albergados es propiedad de ellos.


Enrique López Luna, contralor de Soacha

Enrique López Luna, contralor de Soacha


El desalojo se presentó el pasado miércoles hacia las 6am, cuando los mencionados sacerdotes llegaron al lugar donde permanecían los abuelos, con unidades de policía y miembros del ESMAD (Escuadrón Móvil Anti Disturbios) para sacarlos de ese lugar, que desde hace varios años era habitado por estas personas, dado que el predio había sido entregado por la Central Nacional Provivienda para que allí funcionara un centro de albergue para los abuelos del sector.

Sin embargo, de un tiempo para acá los adultos mayores venían siendo objeto de una persecución propiciada por los padres dominicos, quienes en reiteradas ocasiones hicieron advertencias para que los abuelos abandonaran el sitio a cambio de no ser objeto de un desalojo por medio de la fuerza. Aunque en cada uno de esos intentos por ser sacados del inmueble siempre se hizo resistencia y se evitó que se hiciera la expulsión, finalmente los dominicos cumplieron las advertencias: los ancianos fueron desalojados del su hogar.

“Estamos exigiendo los derechos que tenemos como personas de la Tercera Edad, porque acá han venido los padres dominicos y nos han violado nuestros derechos. Reclamamos algo fundamental, y es que ese predio fue destinado para el albergue de los abuelos del barrio, por lo tanto no es justo que ahora de un momento a otro le haya salido dueño a esta construcción con unas escrituras que no existen porque toda esta zona está sin legalizar. Los sacerdotes aseguran que ese predio es de ellos, incluso desde hace muchos días nos venían haciendo una especie de allanamientos, pero no habían podido retirarnos por la resistencia que les hicimos. Aun así, vinieron a sacarnos como si fuéramos delincuentes, no nos dieron tregua para nada y simplemente sacaron las cosas a la calle y nos echaron”, explicó Orlando Rodríguez, Presidente de Acomted (Asociación Comunitaria de la Tercera Edad) en el barrio Villa Mercedes, agrupación que representaba a los adultos mayores.

“Quedamos completamente desprotegidos, no tenemos en dónde ubicarnos y ahora tenemos que permanecer a la intemperie. Llevamos más de 48 horas acá, y los únicos que nos han ayudado han sido algunos vecinos que nos trajeron tinto y algunas otras cosas para comer”, expresó Luis Eduardo Cortés, uno de los abuelos afectados.

Lo que más indigna a los afectados, es que al parecer el desalojo se produjo porque la idea de los dominicos es construir un convento para su iglesia en el lugar donde funcionaba el hogar de los adultos mayores, de ahí la presión y el afán de los religiosos por sacar a estas personas del sitio.

“Los padres dicen que el predio es de propiedad de ellos, pero es que aquí no hay escritura de nada, y desde hace mucho tiempo nosotros estamos habitando acá. En ese espacio teníamos recreación, entrenamiento y alimentación, ese era nuestro albergue. Ahora estamos en unas condiciones muy malas. Iba a haber un hogar para los abuelos, y ahora somos víctimas de este atropello que han cometido estos señores”, aseguró María Sánchez, otra de las afectadas.

La situación de los abuelos es incierta, teniendo en cuenta que las autoridades desconocen la situación que se presenta en Villa Mercedes, y que a pesar de que estos están en plena vía pública a merced de las lluvias que por estos días caen en el municipio, la atención de las autoridades se centra en resolver los desastres del invierno.