Aproximadamente diez minutos después de haber iniciado el cacerolazo en el centro de Bogotá, uniformados del Esmad dispersaron a los manifestantes con el uso de gases lacrimógenos.

El cacerolazo, que se desarrollaba en la tarde de este viernes en la Plaza de Bolívar de forma pacífica y que pretendía dar continuidad a la manifestación ciudadana, que comenzó en la noche del jueves, fue dispersado por la Policía. A pesar de que no se registraban enfrentamientos ni desordenes, los uniformados dispersaron la multitud a punta de gases lacrimógenos.

Los manifestantes que acudieron al lugar comenzaron a cantar en contra del Esmad. Información de la Alcaldía da cuenta de que el uso de los gases se hizo luego de que los uniformados se percataran que entre la multitud algunos comenzaban a encapucharse.

Fuente: elespectador.com