Frente a la contingencia generada por la pandemia del Covid-19 y con el objetivo de garantizar el abastecimiento de alimentos en los hogares del país, la RAP-E acudió a la academia para avanzar en la construcción de un sistema eficiente, sostenible y saludable para la Región Central.

Un intercambio de conocimientos, desde una mirada más científica y académica sobre las estrategias y acciones que se vienen formulando en el Plan de Abastecimiento Alimentario de la Región Central, fue el tema principal del encuentro denominado ‘Presentación del modelo matemático para optimización del Plan de abastecimiento’, organizado por la Región Administrativa y de Planeación Especial (RAP-E) y la Escuela Superior de Administración Pública (Esap).

Fernando Flórez Espinosa, gerente de la RAP-E, fue el encargado de dar apertura a la jornada virtual, refiriéndose a los avances en la formulación del Plan de Abastecimiento, especialmente en algunos proyectos prioritarios, como el sistema de información. “Seguiremos creando estos espacios en aras de que los habitantes de la Región Central se concienticen de la urgencia que es tener el Plan de Abastecimiento para evitar tener dificultades a futuro en esta materia”.

Durante la jornada, Jesús Velásquez, director Científico de DecisionWare y Doctor en Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia, expuso la importancia y necesidad de los modelos matemáticos de alta complejidad como soporte para la planificación inteligente de las regiones y de ciudades.

“En épocas de tranquilidad, los modelos matemáticos deben orientarse a resolver los problemas de cómo suministrar los alimentos de la manera más económica posible. En épocas de desastre, como el actual, los modelos matemáticos deben soportar y resolver los problemas de la disrupción de las cadenas de abastecimiento que resultan afectadas como consecuencia del desastre”, afirmó.

Asimismo, dio instrucciones sobre los tres aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta para garantizar el abastecimiento a mínimo costo y de forma confiable: 1) la planificación integrada de las regiones rurales, 2) los planes maestros de abastecimiento de momentos a los consumidores y 3) el modelamiento de las cadenas productivas industriales. 

Por otra parte, el especialista en Políticas Públicas, Édgar Rodríguez Díaz, se refirió a los tres elementos estratégicos para la construcción de una política pública, que se basan en: reconocer las fases, hacer un análisis con la reflexión de los elementos relevantes y examinar cuáles son las condiciones actuales de seguridad alimentaria.

“Con estos aportes, la RAP-E espera continuar adelantando espacios de diálogo académicos, que nos permitan avanzar con experiencia en la formulación del Plan de Abastecimiento Alimentario, con el que buscamos mejorar la calidad de vida y condiciones de los productores de Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Huila, Meta y Tolima, para ser referentes y multiplicadores en el país”, concluyó Fernando Flórez Espinosa.