Las sesiones virtuales de la Cámara se habían llevado en relativa calma durante los últimos días. Sin embargo, en la primera sesión semipresencial, llevada a cabo en la plenaria de este viernes, las disputas, las ofensas y el desorden estuvieron a la orden del día y tomaron más de una hora, de una sesión que comenzó a las 9 de la mañana y que se prolongó más allá de las 8 de la noche. 

El choque  comenzó luego de que se anunció que el siguiente proyecto a discutir, según el orden del día, era el que consagra el carriel antioqueño como patrimonio y dicta otras disposiciones, iniciativa cuyos autores son los senadores Paola Holguín, Álvaro Uribe Vélez, Santiago Valencia y otros tantos congresistas. De inmediato, el representante Juan Carlos Losada rechazó la inclusión del proyecto en el orden del día, bajo el argumento de que había temas más importantes y urgentes que este durante la pandemia.

“Me parece francamente un absurdo que el Congreso tenga que estar discutiendo este tipo de proyectos mientras el país está esperando que demos los debates que corresponden a la pandemia. Yo sé que hay que hacer el proyecto del día con lo que hay, pero hay cientos de proyectos esperando a ser debatidos en este Congreso en términos ambientales y del COVID 19”, dijo Losada, en una intervención que fue rechazada por la bancada antioqueña.

“Que si el carriel es símbolo o no de la nación es intrascendente en este momento”, concluyó Losada, que pidió que se tuviera en cuenta que los representantes que estaban en el elíptico estaban arriesgando señaló que no era justo que se les tuviera allí para ese tipo de proyectos”.

“Es un grosero porque el carriel es un patrimonio nacional y debería ser reconocido así”, gritó a través de la aplicación por la que se lleva a cabo la sesión virtual un representante, del que no se sabe la identidad. “Las opiniones de todos son respetables, pero si yo hago el orden del día tengo en cuenta que todos tienen intereses regionales. El que hizo el proyecto de homenaje al carriel está en todo su derecho. Usted votó el orden del día de forma positiva, no es momento de reparar”, respondió el presidente Cuenca ante el reclamo de Losada.


Cuando la sesión parecía que recuperaba su orden, todo se salió del cauce nuevamente al intentar intervenir el representante de la Alianza Verde Inti Asprilla. Su micrófono fue apagado y varios representantes lo interrumpieron y evitaron que hablara. “Dejan de actuar en gavilla, ¿me van a dejar hablar?”, dijo Asprilla, a lo que le respondieron: “Que la Policía lo saque”. Insultos fueron y vinieron a través de la plataforma virtual en la que se estaba llevando a cabo el debate.

Más allá de la polémica por el proyecto, el incidente desnudó los problemas que puede representar para el desarrollo de las sesiones el sistema mixto. La sesión se puede bloquear de una forma muy fácil, debido a que la aplicación usada por la Cámara no permite un control central de los micrófonos de los parlamentarios.


Al final, a pesar de la polémica y los más de 40 minutos de discusión, el proyecto fue aprobado por unanimidad. La iniciativa que considera el carriel antioqueño como patrimonio ahora será discutida en el Senado. El proyecto, más allá de su relevancia cultural, fue una pequeña muestra de lo que puede venir en los próximos días en las sesiones mixtas si no se aplican los mismos preceptos que en la virtualidad de las semanas anteriores.

Apoyo: Elespectador.com