En Soacha cada vez son más los adultos que se encargan de empujar a los menores a cometer actos delictivos con el fin de aumentar las ganancias de sus negocios ilícitos y fortalecer el microtráfico. No obstante, hay personas que se encargan de rescatar a los pequeños de la delincuencia y la drogadicción para generar un impacto positivo en sus vidas.


inseguridad en los conjuntos de Soacha

inseguridad en los conjuntos de Soacha

El aumento de los menores de edad en las bandas delincuenciales de Soacha es una de las mayores preocupaciones de la comunidad y la concentración de los mismos al interior de los conjuntos residenciales es un fenómeno que está tomando fuerza y al que varios líderes de todo el municipio le están poniendo la cara, buscando rescatar a los pequeños de los malos pasos y garantizarles un futuro para que sean ciudadanos de bien.

La expansión de las “ollas” de microtráfico al interior de los conjuntos residenciales tiene en alerta a los copropietarios de todo el municipio, pues se están convirtiendo en el espacio ideal para los delincuentes debido a la imposibilidad que tiene la policía de ingresar y hacer los controles respectivos. Las principales víctimas de estos hechos son los más pequeños ya que al ser inconscientes de su entorno son los primeros en caer, además de ser vistos como las herramientas más útiles por quienes delinquen.

“Se está volviendo costumbre ver a pequeños en grupos de cinco o más que andan por los espacios comunes sin supervisión de un adulto responsable. Esta situación se ha prestado para que los distribuidores de drogas llamen la atención de los pequeños y los inclinen al consumo de sustancias ilícitas. Por el mismo camino también los empujan a delinquir”, destacó Juliana Plazas, como prefirió llamarse una habitante de la comuna cinco.

Otro habitante describió: “Al interior de los conjuntos los pequeños roban las válvulas de los carros, antenas, accesorios e incluso espejos. Ellos no lo hacen por impulso propio, detrás de esos actos tiene que haber algún adulto con intereses propios, que los usa como herramientas para causar daño a la sociedad”.

Si bien la situación con los pequeños cada vez se torna más compleja, debido a la influencia de personas que los engañan para después obligarlos a delinquir, cada vez son más las personas que están dispuestas a trabajar con ellos, abriéndoles espacios para que su tiempo no sea aprovechado por individuos equivocados.
Este es el caso de Yerlis Beleño, edil de la comuna cinco de Soacha, quien ha estado trabajando con un plan piloto para incluir a los jóvenes en actividades deportivas y de danza urbana.

“Al ser una persona víctima de la violencia durante muchos años, quiero rescatar a niños y jóvenes para que ellos no hagan parte de la misma, pero es necesario incluirlos, escucharlos y generar espacios de aprovechamiento del tiempo libre, donde se enfoquen en alcanzar sus metas y realizar sus pasiones”, destacó la líder.

Al ser la danza urbana y el fútbol las actividades que más popularidad tiene entre niños, niñas y jóvenes, la edil de la comuna cinco está preparando la implementación de concursos, talleres y espacios recreo deportivos que generen sana competencia entre habitantes de diferentes barrios y conjuntos. De esta forma la líder comunal es la representación de las personas que quieren y buscan el bienestar de los más pequeños y con ello el aumento de la percepción de seguridad y la disminución del microtráfico en el municipio.