Andrés Felipe Wolf, un joven agente de Policía miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), recibió un tiro con arma de fuego durante un enfrentamiento  en las protestas del pasado jueves 10 de septiembre.

Dice el agente Wolf que el casco especial que portan le salvó la vida porque el impacto  pegó en una rejilla metálica, lo que hizo que perdiera  fuerza y llegara con menor potencia a impactar el visor.

Comenta que salió ileso del ataque gracias al equipamiento que usaron el día del enfrentamiento entre la fuerza pública y manifestantes armados en el municipio de Soacha.   

 “Le doy gracias a Dios porque de no haber sido así, otros hubieran sido los hechos en ese momento”, sostuvo el agente del Esmad.

Según  el testimonio de Wolf, los manifestantes dispararon en cinco oportunidades, siendo la tercera bala la que impactó en el visor de su casco.

Dijo el agente que en esos momentos de confusión todo pasa en cuestión de segundos, incluso habló de la imposibilidad de haber capturado a los responsables porque ellos tienen claro que deben estar ubicados a una distancia de entre 15 y 20 metros, lo cual hace imposible cualquier movimiento para detenerlos.

Apoyo: NTN 24