La preocupación es evidente entre los conductores de CootranSoacha, quienes se han visto amenazados por agentes de la policía de tránsito de Cundinamarca por presuntamente no cumplir con las normas técnicas para movilizarse hasta el Salto del Tequendama.


Hace menos de un mes se inauguró con gran expectativa y satisfacción la ruta de transporte que comunica a las veredas de Bosatama con El Charquito y el Salto del Tequendama, cientos de personas que a diario se movilizan por este corredor vial se han visto beneficiadas porque además de ahorrar tiempo, están economizando dinero debido al costo de $1.200 que vale el pasaje. Empresas como CootranSoacha y Cootransucre son las encargadas de prestar este servicio que, entre otras cosas, también beneficia a los habitantes de San Antonio del Tequendama.

Pero a pesar de que el servicio se ha prestado de manera continua, con buses que pasan con una frecuencia de 20 minutos o menos y que hasta el momento han dejado satisfecha a la población, se han comenzado a presentar inconvenientes que tienen a los conductores atemorizados y con dudas acerca de lo productivo que es para ellos prestar el servicio en esta zona rural de Soacha. Para tal efecto, este medio consultó a Raúl Mahecha, gerente de CootranSoacha, quien explicó la situación y habló sobre estos temores.

Mahecha señaló que desde hace unos diez días, sin justificación alguna, las autoridades de tránsito han amenazado a los conductores con la inmovilización de sus vehículos por presuntamente no cumplir las normas de movilidad establecidas para los vehículos de servicio público que a diario se desplazan hasta el Salto del Tequendama. Además manifestó su preocupación por el desconocimiento que al parecer tiene algunos agentes de tránsito sobre el decreto firmado por el alcalde Juan Carlos Nemocón, donde se da vía libre a la entrada en funcionamiento de estas rutas.

“Se nos hace muy raro que a nosotros, que tenemos vehículos adquiridos hace menos de cinco años, se nos coloque más problema que a algunos conductores de otras empresas que utilizan vehículos más antiguos. Yo he visto vehículos modelo 95 con más de trece pasajeros transitando por la zona y de verdad que es muy extraño que a ellos no se les diga nada, hasta podemos pensar que existiera un complot a algo parecido desde otras empresas a las que supuestamente se les está dañando el negocio”, apuntó Mahecha.

Otro interrogante que surge es el desconocimiento que los agentes de tránsito tienen sobre la extensión y el área comprendida del municipio, porque para Mahecha, es ilógico que si los conductores de la empresa que representa se movilizan por Soacha sin cruzar los límites establecidos por la ley, se les inmovilice los vehículos y no se les brinde las garantías necesarias para el libre tránsito. Además, hay que recalcar que empresas como Cootransfebo y Cootrans Tequendama también prestan el servicio por allí y hasta el momento a estas empresas no se les ha colocado problema alguno.

Otro aspecto que manifestó el gerente es el tema del peaje. Según el directivo, es difícil prestar un servicio tan económico cuando cada conductor debe pagar la tarifa plena, tanto de ida como de regreso.

“Por ahora, otra de las solicitudes que estamos haciendo es que se nos otorgue alguna solución en cuanto al tema del peaje, porque ese es otro de los aspectos que nos tiene fregados, ya que en cada viaje se nos van casi $20.000 cuando lo que estamos haciendo es prestar un servicio”, concluyó el gerente.

Secretaría de movilidad de Cundinamarca responde

Andrés Díaz, Secretario de movilidad de Cundinamarca, manifestó que si bien el municipio tiene la facultad de definir las rutas de transporte público que deben circular en él, el código de tránsito tiene algunas condiciones de tipo legal que indican cuál es la reglamentación para los vehículos que efectúan dichos recorridos, especialmente con la revisión técnico mecánica a la cual se deben someter los buses y busetas que prestan el servicio de transporte de pasajeros.

“A los vehículos de servicio público dos años después de entrar en funcionamiento se les debe hacer la revisión técnico mecánica y a partir de ahí cada año, el mismo código dice que la autoridad competente podrá generar las inmovilizaciones para que el propietario del vehículo haga los ajustes del caso, entonces de alguna manera la norma nacional le da a la policía la facultad de hacer la inmovilización a los vehículos que no cumplan con las condiciones mecánicas adecuadas”, señaló Díaz.

También manifestó que este tipo de decisiones se viene reforzando a partir de la tragedia ocurrida hace un mes en Fundación (Magdalena), en la que murieron 33 niños que eran transportados en una buseta que no cumplía con las normas. De este modo, Díaz afirmó que en el caso de la ruta Bosatama-Salto del Tequendama, si el propietario del vehículo cumple con las especificaciones solicitadas para transitar, no tiene por qué preocuparse. En cuanto a las afirmaciones del gerente de CootranSoacha, en donde dice haber visto vehículos de modelos anteriores circulando sin que se hagan los controles respectivos, el secretario manifestó que se debe articular con la policía de tránsito para realizar los controles respectivos.

“Ese tema es normalmente la percepción que tiene la gente, pero la norma no dice que si el otro hace las cosas mal yo debo de hacerlas mal, porque las responsabilidades son individuales, no es una excusa para decir que no puedo tener mi vehículo en buenas condiciones siendo que este es un tema que lo regula la policía, y ahí nosotros no tenemos ninguna injerencia en ese tipo de operativos”, aseguró el secretario.

Finalmente, Díaz señaló que desde la Secretaría de movilidad no se ha dado ninguna orden para que se inmovilicen vehículos, pero invitó a los conductores a denunciar cualquier tipo de irregularidad, a la vez que expresó que se realizarán trabajos conjuntos con la policía de tránsito para verificar estos hechos.