Los vendedores de la calle 15 de Soacha tuvieron que proteger sus mercancías de la lluvia porque en cuestión de segundos el agua los inundó.

Lo que dicen los vendedores ambulantes de Soacha, específicamente los de la calle 15, es que la administración municipal los acosa, los persigue y los atropella, pero no les ofrece soluciones reales.

“Nosotros pedimos una reubicación digna para que no nos pase esto, nos persiguen y de encime nos toca sufrir las inclemencias del tiempo. Algunas veces la mercancía se nos moja porque el agua se viene de un momento a otro y no alcanzaos a protegerla”, dijo una vendedora informal de Soacha.

Lo cierto es que el agua no perdona, y en este caso, los vendedores ambulantes de Soacha también quedaron bajo el agua, por eso piden una pronta reubicación.