Mientras el incremento en las tarifas de acueducto en buena parte del país oscila entre el 2% y el 10%, en Soacha comienza a aplicarse la reducción del 8.1%, acatando el nuevo marco tarifario que expidió la Comisión de Regulación de Agua Potable (“CRA”) en el año 2014. Las nuevas tarifas regirán a partir de este primero de julio.


El pasado 9 de junio, la Junta Directiva de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá aprobó las nuevas tarifas de sus servicios en Bogotá y Soacha; para la capital se anunció una reducción del 2,8% respecto a la factura actual y un 8,1% en promedio para el municipio vecino; en esta fecha se dijo que el anuncio se hacía efectivo a partir del primero de julio.

Y es que este viernes 1 de julio entra en vigencia el nuevo marco de acueducto y alcantarillado, que será de obligatorio cumplimiento para los prestadores con más de 5.000 suscriptores para el cálculo de sus costos y tarifas de los mencionados servicios en el país. Esta decisión permitirá alcanzar una cobertura del 100 % en la prestación de acueducto y alcantarillado en las zonas urbanas del país.

“El nuevo marco pretende mejorar la continuidad del servicio que actualmente tienen los usuarios al establecer, como máximo, seis días sin servicio al año, incluidos los mantenimientos preventivos y las fallas del servicio que presenten las empresas prestadoras”, explicó Julio César Aguilera, director de la Comisión Reguladora de Agua (CRA).

Pero mientras en Bogotá y Soacha bajan las tarifas, en otras ciudades podrían subir entre 2% y 3% y en las que tengan entre 5.000 y 100.000 habitantes el alza podría llegar hasta 10% en los siguientes dos años.

Aguilera agregó que la nueva metodología permitirá descuentos en las facturas de los usuarios cuando las empresas incumplan sus metas frente a los niveles de calidad de los servicios. “Estos descuentos se verán reflejados en la factura como un menor valor a pagar por parte de los usuarios”, dijo.

También se busca mejorar la eficiencia de las empresas en sus costos administrativos y operativos, disminuir las pérdidas de agua en los sistemas y fortalecer la planeación de las inversiones que los prestadores deben realizar, destaca el director de la Comisión.

Apoyo: .elespectador.com