Hacen operativos para sacarlos de algunas zonas, pero invaden otras. Incluso muchos han llegado a arrebatarle los clientes al comercio formal. Hay enfrentamientos y malestar por este tema.

A Saldarriaga le quedó grande controlar el tema de los vendedores informales, y eso que en campaña prometió una y otra vez que los reubicaría”, dijo Cecilia Pachón, residente en la comuna dos y propietaria de un local comercial en el centro de Soacha.

El problema, según relatan varias personas, es que esta administración los corre de un lado y ellos se van para otro, es decir, lo que realmente pasa es que se traslada el problema, pero no se soluciona. “Es un ping pong. Por ejemplo, los sacan de la séptima y se hacen en las calles aledañas; despejan una vía y se van para otra, y así”, replicó un residente del barrio La Fragua.

Precisamente, en este barrio de la comuna dos hay un inconformismo grande porque algunas de sus calles se llenaron de vendedores informales. Lo que aseguran vecinos y comerciantes es que las personas que vendían en la zona de la Registraduría fueron sacadas por la alcaldía, pero se corrieron y ahora están en calles aledañas a la vía Indumil, después de la glorieta de la estación de servicio.

“No estamos en contra de los vendedores ambulantes, pero desde que los sacaron de la 7 acá en la vía Indumil ellos buscan cómo trabajar entre calles y obstaculizan la vía; aparte de eso a los que pagamos arriendo nos tapan y fomentan el desorden. Esto sucede en el barrio la Fragua, en la calle 5 con carrera 7 frente al Silo”, dijo una comerciante de la zona.

Ante las circunstancias, lo que pidieron comerciantes y residentes de este sector es que reubiquen a los vendedores. “Que no los corran porque lo que hacen es trasladar el problema; si el alcalde y el secretario de gobierno tienen voluntad, pues que habiliten algún sitio o plaza para reubicarlos”, puntualizó.

Pero lo que sucede en La Fragua se extiende a todas las zonas donde han hecho operativos. La alcaldía despeja una vía y los vendedores ocupan otra, es un círculo vicioso que ha sido la constante en esta administración. La solución, es la reubicación en sitios dignos para quienes dependen de las ventas informales.