Hoy se tumbó el primer árbol que adorna la carrera séptima, pero según la Dirección de Gestión Bioambiental, se piensan derribar 25 y reemplazarlos por los que están sembrando en materas.

Rechazo e indignación causó la decisión de la Alcaldía de Soacha, a través de la Dirección de Gestión Bioambiental, de tumbar los árboles que llevan años embelleciendo la carrera séptima, con el argumento de que están enfermos y representan una amenaza para la seguridad de las edificaciones del sector.

“Ahora lo único que falta es que digan que los tumban para sembrar otros, y estos nuevos árboles van a necesitar al menos 20 años para tener el tamaño prudente y que ayuden a transformar el gas carbónico creado por la sociedad”, dijo Jeisson, residente de Soacha.

Terrible que hayan tumbado ese árbol cuando ahí había nidos de aves y varios pajaritos… Esa es la política del nuevo POT, solo cemento”, añadió Amanda Castillo, habitante de Soacha.

Este medio contactó a la ingeniera de la Dirección Bioambiental de la alcaldía y encargada de supervisar el derribamiento del árbol, y aseguró que decidieron tumbarlo a petición de Idime porque representaba un peligro para su estructura.

Además, la ingeniera dijo que se trataba de un árbol enfermo y que la alcaldía proyecta derribar 25 árboles en la zona y reemplazarlos por plantas sembradas en materas.

 Este medio solicitó la resolución donde se autoriza tumbar los árboles por parte de la alcaldía, pero la ingeniera se negó a entregarla.

Habitantes y comerciantes de la carrera séptima rechazaron la decisión de la alcaldía y dijeron que es inaceptable que se derriben árboles que llevan años adornando el entorno y los reemplacen por unos ‘chamizos’ sembrados en materas.