Las apuestas deportivas y los casinos en línea han ido ganando popularidad desde que el Gobierno los legalizó por allá en 2016. Desde ese momento, se han convertido en uno de los pasatiempos favoritos de la población, aunque un pequeño grupo ha llevado su afición más allá y la ha convertido en su forma de ganarse la vida.

Uno de estos profesionales se hace llamar Roibet. Compagina su actividad de apostador en competiciones deportivas con la de asesor de otros apostadores, posición que se conoce con el nombre de tipster. Tiene un canal de Telegram con más de 77.000 seguidores a los que aconseja sobre cuáles son los resultados más probables en determinadas apuestas. Y cobra por ello.

Después de estudiar finanzas y comercio exterior, no consiguió encontrar ninguna empresa que le ofreciese las condiciones económicas que buscaba. Entonces, decidió utilizar su conocimiento en el mundo de las apuestas y el fútbol para ganarse la vida. Según sus propias palabras, suele obtener de 2 a 3 millones de pesos semanales. Aunque cuando hay partidos importantes, los ingresos pueden llegar a los 4 o 5.

¿Cómo lo consiguen?

En el caso de las apuestas, la clave está en encontrar lo que los profesionales denominan “apuestas con valor” y descartar el resto. Las casas de apuestas estiman las probabilidades de que se produzca cada resultado determinado en un partido. A partir de estas, le asignan cuotas que representan el pago que se obtiene en caso de acierto.

Así, en un encuentro entre el Patriotas y el Envigado, la casa de apuestas puede estimar que Patriotas tiene unas probabilidades de victoria del 45,87%. Con base a estas, le asigna una cuota de 2,18.

El apostador debe analizar el partido y sacar sus propias conclusiones. Si la probabilidad que estima para un resultado concreto es superior a la calculada por la casa de apuestas, se dice que es una apuesta con valor.

En los juegos de casino en línea, la situación es un poco más complicada porque todos los juegos tienen un porcentaje de ventaja a favor de la casa. La operativa pasa por seleccionar las modalidades en donde esta sea menor, por ejemplo, la ruleta francesa o el blackjack. Después, es necesario aplicar una estrategia de juego y tener siempre el respaldo de un bono que ayude a recuperar parte de lo invertido.

Por último, es de vital importancia seleccionar casas de apuestas y casinos con buena reputación y que procesen los depósitos y retiradas de fondos rápidamente. También es imprescindible seleccionar las que ofrezcan las promociones más interesantes. Los profesionales lo consiguen usando una guía online para encontrar el casino adecuado y saber de antemano si ofrece lo que buscan.


El día a día de un apostador profesional

Roibet describe la actividad como esclavizante, aunque muy gratificante. Desde que se despierta por la mañana, pasa varias horas contestando a sus clientes por Telegram. Después, necesita de varias horas para mantenerse al tanto de las noticias deportivas que afectan a cada competición.

Su lista de tareas diarias se completa con la búsqueda de apuestas de valor en los deportes y competiciones que conoce. Las pasa a sus seguidores y elabora su propio calendario de cara al fin de semana.