Hoy en día el mercado ofrece cualquier cantidad de productos para adelgazar debido al sobrepeso que acompaña a muchas personas. Para liberarse de él, algunos inician regímenes agresivos de adelgazamiento y dietas, pero al final no logran rebajar ni un sólo kilo.


A continuación le proporcionamos algunos trucos caseros y recomendaciones de salud para adelgazar:

– Beber como mínimo 2,5 a 3 litros de liquidos como agua mineral sin gas, infusiones o tés sin azúcar, jugos naturales, caldos caseros desgrasados y caldos dietéticos. Estas bebidas pueden tomarse en cualquier momento del día, antes, durante y después de la comida. Evitar el consumo del alcohol.

-Practicar deportes con regularidad: natación, carrera de fondo, bicicleta, excursionismo,gimnasia, tenis, etc.

– Consumir sólo lácteos descremados. Se debe evitar el consumo de queso rallado y en su reemplazo se puede usar queso semiduro magro rallado.

– Consumir hortalizas crudas o cocidas abundantemente.

-Sustituir las carnes rojas por pollo y pavo sin piel y consumir pescados magros como atún fresco, salmón, pejerrey de mar o caballa al natural. En cuanto a los mariscos, éstos pueden ser consumidos siempre y cuando sean preparados con un mínimo de aceite.

– Usar sólo 1 cucharadita tamaño té de aceite y, además, se debe optar por aquellos aceites más saludables como la de maíz, girasol, oliva, uva o soja.

– Consumir cereales integrales y derivados como arroz integral, avena, trigo o mezcla de cereales sin azúcar, fideos y pastas rellenas preferentemente de verdura. También consumir legumbres: lenteja y, porotos en sus diferentes variedades.

– Sustituir el azúcar por edulcorante y, además, consumir un mínimo de mermelada o dulces diet.

-Utilizar sal con moderación. Preferentemente cocinar sin sal. En su reemplazo puede usar condimentos como especias y hierbas frescas.

– Masticar bien la comida.

No sólo se trata de realizar una buena predigestión de los alimentos, también de retardar el proceso de comer. La razón está en el cerebro, ya que la sensación de hambre del hipotálamo no se sacia hasta una hora después de ingerir los alimentos. Otro truco consiste en dejar los cubiertos sobre el plato cada vez que se da un bocado.