El menor fue encontrado solo en su habitación y amarrado de pies y manos como una forma de castigo de sus propios padres, quienes fueron capturados por la Policía.

Vecinos del barrio El Sosiego de Madrid, Cundinamarca, alertaron a las autoridades de este  triste y repudiable hecho. Uniformados acudieron al sitio y efectivamente encontraron al menor  de 4 años amarrado de pies y manos,  y atado a su propia cama.

Cuando uno de los uniformados empezó a cortar las cuerdas, el niño dijo con su inocente voz que no porque lo regañaban, sin entender que era víctima de tortura.

El policía aseguró que además de las marcas que las cuerdas dejaron en sus manos, el menor presenta signos de violencia en la cara y otras partes del cuerpo.

Según las autoridades,  quien lo maltrataba es una persona  de nombre Jhonatan, su padrastro, quien junto a su  madre biológica fueron capturados.  Al preguntarles, dijeron que recurrían a este  castigo porque el niño era «muy travieso».

La madre, de 20 años, y el padrastro de 24, fueron enviados a la cárcel  y tendrán que responder por el delito de tortura agravada.

El menor de cuatro años  quedó a cargo de los abuelos maternos.