Un grupo de animalistas en Parque Campestre ha venido adelantando una gestión en pro del bienestar de los perros callejeros que rondan el sector. Les construyeron casas y les brindan comida y atención veterinaria.

Mary Romero llegó a Soacha hace varios años, anteriormente vivía en Bogotá, y en la actualidad es propietaria de un apartamento en el conjunto residencial Parque Campestre etapa 12.

Ella manifiesta que le causó mucho impacto la gran cantidad de “perritos” en condición de abandono, y “perritas” sin esterilizar, que rondan en este sector. Esta situación la llevó a recibir y rescatar perros que llegaban al conjunto.

De hecho, ella junto a otros animalistas en Parque Campestre, rescataron a un perro en edad adulta que llegó en junio del año 2021 a la etapa 12. Mary indica que en su momento radicaron tres cartas a la administración, haciendo la solicitud para instalar una casita que sirviera como albergue para el perro, sin embargo, no hubo autorización y tampoco se pudo establecer una reunión.

Ellos comentan que “debimos sacar varias veces al perro, pero siempre regresaba, así que decidimos llevarlo a un refugio conocido como Sol Canino en Sibaté, para que lo pudiesen atender y le brindaran la atención correspondiente, allí pagamos una cuota de guardería”.

Mary comenta que han sentido la ausencia de la Administración Municipal, del Área Ambiental y de la Secretaría de Salud de Soacha, en cuanto a campañas de esterilización, tenencia responsable, vacunación y en general en el cuidado y la protección de perros del sector. 

Por lo anterior, considera que es necesario que se haga la apertura inmediata de un refugio animal en Soacha, una oficina exclusiva de protección y bienestar animal, que exista un hospital que se encargue de brindar atención a estas mascotas y un grupo de policías rescatistas que se encargue de atender y llevar a los perros a un refugio.

De hecho, Mary se dio a la tarea de acudir a la oficina de la Personería de Soacha a inicios del año 2022, allí solicitó información respecto a la construcción de un refugio animal en el municipio, el personero encargado le indicó que la gestión ya se había iniciado y que la obra estaba avanzando a un 20%.

Desde este medio se estableció contacto con la Personería, entidad que informó que a inicios del año 2022 llevaron a cabo la verificación y seguimiento del contrato 2247/2019, cuyo objeto es el de «reconocimiento, reforzamiento estructural y cerramiento del centro de bienestar animal». La obra en efecto tiene un avance del 22% y una ejecución presupuestal del 9%.

Y es que aparte de Mary, otros animalistas en Parque Campestre se han dado a la tarea de rescatar perros de la calle. Este es el caso de Julieth Navarro, quien adoptó un cachorro llamado Max, que fue herido por unos pitbulls. Ella cuenta que lo encontró en el parque bastante herido y decidió llevarlo a su casa, le compró medicamentos, se recuperó y ya lleva casi un año junto a ella.

Mary y Julieth en el año 2021 decidieron gestionar, junto con otros animalistas, la construcción de unas “casitas” en Parque Campestre para todos aquellos “perritos” que pasan, con el fin de que puedan refugiarse de la lluvia y del frío. Además, adecuaron comederos donde ellos mismos les dejan comida y agua.

Casitas construidas por animalistas en Parque Campestre

Esta fue una iniciativa que gestionaron los animalistas a través de una rifa, las primeras tres casas las instalaron en noviembre del año 2021; en la actualidad son 6 casas las que se encuentran instaladas en ese punto. Manifiestan que cuentan con todos los permisos por parte de la alcaldía por el uso del espacio público.

Hay que mencionar que hace poco este grupo de personas rescató una “perrita” callejera que fue mordida por unos perros y recibió 30 heridas, la cual se encontraba debajo de un puente; ellos acudieron a la policía y a los bomberos, pero ninguna entidad atendió el caso, afirmando que no contaban con los implementos necesarios para el rescate de animales.

Fue así como ellos se dieron a la tarea de rescatarla, ahora mismo se encuentra en recuperación, entre todos han reunido dinero para la comida y los medicamentos. Además, ha sido atendida por una veterinaria del conjunto que se ha encargado de brindarle atención.

Estos animalistas de Parque Campestre hacen un llamado a las entidades gubernamentales, los administradores de propiedad horizontal y en general a todas las personas, para que exista más conciencia y respeto por todas las mascotas.

Quienes deseen apoyar esta iniciativa donando concentrado, cobijas, medicamentos o participando como voluntarios, pueden comunicarse al número 3116944954 o haciendo donaciones a la cuenta Nequi 3013774820. También pueden apadrinar a Firulais, el perro rescatado que se encuentra en la Fundación Sol Canina.

Por Cristhian Cañón Ramos