La Contraloría departamental anunció que el 15 de noviembre la Gobernación de Cundinamarca firmará un contrato con el Acueducto de Bogotá, para tratar de solucionar la escasez de agua en La Mesa y Anapoima.


La Contraloría Departamental anunció que el 15 de noviembre, la Gobernación de Cundinamarca y los municipios afectados firmarán con el Acueducto de Bogotá un contrato de suministro de agua en bloque, que era un requisito indispensable para continuar con las obras que faltan para terminar el acueducto.

Ricardo López Arévalo, contralor de Cundinamarca, indicó que la firma de dicho contrato es clave, ya que permitirá descongelar los $22.000 mil millones que Findeter destinará para construir las redes de conexión de agua entre los municipios de Madrid y la Mesa. Estos recursos estaban retenidos, porque en 2006 se adjudicó la construcción del acueducto, sin haber asegurado primero el suministro del líquido a través de un acuerdo con el Acueducto de Bogotá.

Vale recordar que la construcción del acueducto regional La Mesa-Anapoima fue una de las tantas obras que se vieron afectadas por el llamado carrusel de la contratación. Este proyecto, con el que se esperaba solucionar la escasez de agua en estos municipios, lleva años de retraso, porque tres de los cuatro contratos en los que se dividó el proyecto que se le adjudicaron al grupo empresarial de los condenados Guido, Manuel y Miguel Nule, así como algunos de sus socios.

Ahora, que la firma del contrato de suministro de agua es una realidad, las obras que hacen falta para terminar el acueducto regional podrán reactivarse. Sin embargo, no se ha definido la fecha en las que reiniciarán las obras.

Lo que se requiere para completar el acueducto no es poco. Se deben optimizar los tanques de almacenamiento; cambiar un tramo de la tubería, e instalar la línea de conducción desde Madrid hasta La Mesa, para cumplir los requerimientos técnicos y poner en marcha el acueducto. Sin embargo, el contrato de suministro es una gran avance para echar a andar estas obras.

El Departamento sigue avanzando en el cierre financiero del Embalse de Calandaima, una fuente hídrica que ayudará a abastecer de agua a los municipios de La Mesa y Anapoima para ponerle fin a la escasez de agua.

De superar sin inconvenientes los últimos trámites para reiniciar las obras del acueducto regional, el departamento de una vez por todas le cumplirá la promesa a La Mesa y Anapoima de contar con el suministro de agua las 24 horas.

Fuente: Elespectador.com