El Distrito llamó la atención a la Defensoría del Pueblo por no verificar datos antes de hacer ruido sobre el tema de desaparecidos.

El informe conocido el martes 11 de mayo emitido por la Defensoría del Pueblo, reportaba 22 personas presuntamente desaparecidas en Bogotá durante las jornadas de protestas; de inmediato se inició una investigación con la que se identificó el paradero de 21 de ellas.

Si bien falta ubicar a una persona, la Secretaría de Gobierno dio a conocer el paradero de 21 de ellas y pidió más responsabilidad a la Defensoría y otras instituciones, incluso se supo que el nombre de uno de los presuntos desaparecidos se encontraba repetido en la lista.

Lo que dijo la Secretaría de Gobierno de Bogotá, el CTI de la Fiscalía y la Policía Metropolitana, es que algunas personas fueron detenidas por alteraciones de orden público y trasladadas a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Paloquemao, pero ya se encuentran libres.

En un documento, la Secretaría de Gobierno aseguró que esto “evidencia la falta de verificación de la información por parte de la Defensoría del Pueblo, teniendo en cuenta que esta entidad participa de manera permanente en los Puestos de Mando Unificado (PMU), tiene acceso directo a la información de todo lo que ocurre en las manifestaciones, y puede consultar en tiempo real los reportes de personas que hayan resultado detenidas, para contrastar las denuncias que tengan, como es su deber”.

Finalmente, el Distrito hizo un llamado a todas las entidades del Estado para que haya “mayor rigurosidad y precisión en la información de desaparecidos o fallecidos presentados en el marco de la movilización social”, ya que los reportes entregados sin la debida verificación pueden provocar pánico entre la población.