Un fallo reciente determinó que alrededor de 3.000 personas deben salir de unos terrenos que ocuparon ilegalmente en el barrio Altos de la Florida de la comuna seis.


El plazo para el desalojo vencía hoy a las 6:00 p.m., es decir a partir de mañana martes las autoridades tenían la orden de actuar en el momento que el juez lo decidiera. Sin embargo para tranquilidad de las más de 800 familias, el secretario de Gobierno de Cundinamarca, Roberto Moya, comunicó la decisión de dar una espera en el entendido de que hay personas desplazadas y niños entre las familias que serían desalojadas.

Representantes de la Alcaldía, el Concejo, la Inspección de policía, la gobernación, Naciones Unidas, la policía y líderes de la comunidad participan en el proceso de conciliación en busca de un acuerdo entre las partes.

«La posibilidad de llegar a una conciliación con los que reclaman estos terrenos es muy difícil. No quieren contestar el teléfono, el precio mínimo que piden es de $ 3.000.000 por lote. Ellos saben que tienen todas las de ganar y, por tanto, hay que esperar a que aparezcan», dijo en tono melancólico Francisca Espitia, madre de tres hijas y quien llegó desplazada de Icononzo (Tolima).

Se conoció que dentro de las negociaciones se logró establecer un plazo de 30 días para llegar a un acuerdo, de lo contrario, lo más probable es que se aplique el fallo judicial.