Unas 150 personas de los barrios San Esteban, San Luis y Altos de Yerbabuena de Soacha, se movilizaron hasta la alcaldía municipal para protestar de forma pacífica ante el anuncio de demoler sus viviendas. 

De acuerdo al presidente de la Junta de Acción Comunal de San Esteban, Luis Alberto Martínez, recibieron un comunicado por parte del corregidor uno para informar que sus predios serían demolidos los días 21 y 22 de diciembre.

El proceso se está llevando a cabo desde octubre pasado, sin embargo, según lo manifiesta el edil de la comuna 6, Cristian Rodríguez, en las notificaciones de las audiencias públicas no se le informó a la comunidad el plazo o las instancias competentes a las que se podrían acercar para apelar ese fallo.

Las personas que integraron la marcha se reunieron en el predio San Luis, ubicado en el corregimiento uno; luego se dirigieron a la autopista Sur sector Altico, posteriormente caminaron hasta la calle 22 y de allí tomaron la carrera séptima rumbo a la alcaldía de Soacha.

Con megáfono en mano y algunas arengas, manifestaron su inconformidad y su deseo de entablar conversaciones con el alcalde Juan Carlos Saldarriaga, pero este no los atendió.  

El presidente de la Junta manifestó que han sido varias las ocasiones en las que han intentado entablar un diálogo con el alcalde, pero hasta el momento no ha sido posible. Afirma que tienen el certificado de tradición y libertad que registra como vivienda urbana, aunque en las escrituras aparece como territorio rural, dado que no se ha realizado la modificación en el POT.

El número exacto de familias que se verían afectadas con este desalojo no se conoce con exactitud, pero se considera que son entre 50 y 70 casas las que se demolerían, donde de acuerdo a Cristian Rodríguez, se están vulnerando dos derechos fundamentales: el derecho a una vivienda digna y a la vida.

Luego de varias horas de espera frente de la alcaldía para entablar una conversación con el alcalde Juan Carlos Saldarriaga, la comunidad recibió una respuesta por parte del Secretario de Gobierno, quien informo que se aplazarán las demoliciones hasta el próximo 15 de enero del 2021.

La comunidad buscará otros mecanismos y distintas asesorías para entablar una mesa de diálogo en los próximos días y llegar a un acuerdo que logre evitar el desalojo y demolición de las viviendas que habitan desde el año 2016.

Por Cristhian Cañón