Un llamado especial a padres de familia y cuidadores de menores, a reforzar las medidas preventivas de las Enfermedades Respiratorias Agudas (ERA) debido al cambio climático frecuente en los municipios de Cundinamarca y especialmente en Bogotá.


La Secretaría de Salud de Cundinamarca y la Secretaría Distrital de Salud informaron que el número de casos atendidos por enfermedades respiratorias aumentó de 518 mil en el primer semestre de 2009, a 590 mil en el mismo período de este año. Pese al aumento de casos atendidos en la red pública de hospitales, los decesos por ésta causa descendieron en seis, al pasar de 46 a 40 en el mismo lapso.

“Las continuas alteraciones de la temperaturas en la ciudad son un factor directo en la susceptibilidad de los niños menores de cinco años y mayores de 60 años frente a las infecciones y virus que si no se cuidan debidamente se pueden complicar” afirmó el director de Salud Pública Ricardo Rojas Higuera.

Aunque el pico epidemiológico va en descenso en ésta época del año, se espera que para los meses de agosto y septiembre, cuando se inicie una nueva temporada invernal, se vuelvan a incrementar los casos, debido al asocio de las lluvias con la contaminación ambiental.

Actualmente están circulando virus de influenza que produce resfriado común y está directamente relacionado con el cambio climático, que puede ser transmitido de forma rápida de persona a persona por los fenómenos de lluvia y viento, y cambios bruscos de temperatura lo que ha demandado una mayor atención en la prestación de los servicios de salud.

Por eso, las Secretarías de Salud recordaron a los prestadores de servicios de salud públicos y privados para que refuercen su capacidad de respuesta, tomen medidas de aislamiento y bioseguridad, amplíen el número de camas, aumenten espacios físicos para la atención de pacientes y tengan prevista la contratación de personal adicional e insumos suficientes para atender pacientes con enfermedades respiratorias agudas.

“La atención de urgencias por enfermedad respiratoria aguda es obligatoria a través de un triage, donde se evalúa el nivel de urgencia que requiere el usuario y luego según la complejidad se remite al especialista para que establezca el tratamiento a seguir, afirmó el secretario Distrital de Salud, Héctor Zambrano Rodríguez.

Ante la tos, manifestaciones de la gripa que el organismo utiliza como un mecanismo de defensa para favorecer la expulsión de las secreciones, se puede controlar con líquidos como jugos de frutas naturales, limonada, leche o caldos entre otros.

Los signos de alarma para acudir al servicio médico tienen que ver con respiración rápida en niños menores de 2 meses; hundimiento de costillas y/o ruidos extraños (silbidos) al respirar; no puede comer o beber nada y vomita todo; fiebre superior a 38,5 grados y que se mantiene por más de dos días; el menor esta anormalmente somnoliento y no despierta con facilidad; ataques o convulsiones. Para urgencias se recomienda acudir a la línea 123 o al centro de urgencias más cercano.