Inconformes quedaron varios habitantes de la comuna seis con las explicaciones que el Consorcio TransmiSoacha dio a la comunidad sobre los prospectos de las fases II y III de Transmilenio que se ejecutarán sobre la Autopista Sur. Solicitan la inclusión de la comunidad en el proceso de estudios para que las obras puedan llegar a un mejor término.


En una reunión efectuada en el salón comunal de San Bernardino, varios residentes de la comuna seis escucharon los avances en los estudios y diseños que el Consorcio TransmiSoacha realiza a través del contrato 099 de 2013 para poder empezar a ejecutar las obras de la fase II y II del sistema Transmilenio, también se recibieron las sugerencias de los habitantes para analizarlas y dependiendo su viabilidad, lograr incorporarlas en el proceso de realización de las obras.

“Se mostraron las alternativas que hay en cuanto a movilidad peatonal y vehicular ya que el principal tema de interés del Consorcio TransmiSoacha es que el municipio tenga unas oportunidades de dignidad y mejoramiento de la calidad de vida como lo puede tener cualquier ciudad de Colombia, otorgándole unos diseños que den mucha más capacidad y las condiciones necesarias para los peatones y habitantes del municipio”, explicó Mónica Cortés, Arquitecta especialista en diseño Urbano y Paisajismo del Consorcio TransmiSoacha.

De acuerdo a Cortés, en primera instancia se tiene estipulada la elaboración de cuatro estaciones sencillas, una estación intermedia y un portal que estará ubicado en el sector de El Vínculo. No obstante, también se está revisando el tema de los 10 pasos peatonales diseñados por la ANI y la Concesión de la vía Bogotá- Girardot, pero en el que se busca que estas obras queden dentro de los diseños del Consorcio y que los andenes y plazoletas respondan al gran flujo peatonal que se tiene presupuestado transitará por allí.

“Se tiene previsto que los diseños en la fase en que estamos se acaben a finales de este año y principios del 2015 y posteriormente entra a una etapa de licitación por parte de la Gobernación de Cundinamarca, porque ellos son los que tienen directamente los tiempos de licitar y generar una nueva firma que entra para construir estos diseños que nosotros realizamos, entonces ellos esperan más o menos que al término de un año ya tengan organizado todo el proceso para que inicie la construcción”, complementó la arquitecta.

Sin embargo, estas explicaciones no satisficieron las expectativas de la comunidad asistente, ya que varias de las personas reclamaron la inclusión de residentes soachunos en la elaboración de los diseños porque ellos son los que conocen de primera mano las necesidades de movilidad que se tienen en el municipio y al no estar sumergidos de manera directa en el proceso, consideran que seguramente habrán falencias irreversibles a largo plazo; así lo expresó Fernando Cantor, veedor de la comuna seis.

“Nosotros los soachunos deberíamos estar dentro de esa mesa del Consorcio para saber que es lo que se va a hacer, he querido reunir a la comunidad para que hablemos con las centrales de transporte y lleguemos a hacer uno puntos para pedir una gran mesa de trabajo con Transmilenio, la Gobernación y con el Estado para que a las centrales de transporte no les quiten el trabajo sino que ellos se conviertan en las empresas alimentadoras II y III”, señaló el señor Cantor.

“Estas reuniones son por cumplir, pero no hay ordenamiento para decir qué es lo que se va a hacer en esas fases II y II porque aquí de entrada ya hay una serie de cuestionamientos, por ejemplo hay que hacer puentes, ciclo rutas y parques, pero no sabemos cómo los van a hacer, tenemos la experiencia de la fase I que fue una mentira y en donde se perdió mucha plata y se hizo todo lo contrario a lo que demandaba el proyecto”, dijo Gustavo Ramírez, ciudadano asistente a la reunión.

Otros por su parte criticaron la ausencia de representantes de la administración municipal en esta socialización. Tal fue el caso de Alirio Moyano, líder comunal del barrio Ubaté I sector, quien se refirió al desinterés existente por parte de las autoridades municipales frente a un tema de vital importancia para la movilidad del municipio como es la llegada de Transmilenio.

“Qué lástima que no nos hubiera acompañado por ejemplo la Personería, habían invitado también a participación comunitaria y a la Policía pero no vinieron, vino un funcionario de la Contraloría y uno de Planeación. No tuvieron mucha injerencia porque no dijeron nada y apenas se limitaron a escuchar y eso para nosotros como comunidad que somos los que queremos que haya un buen Transmilenio, significa que no están comprometidos con esta importante obra que se viene para Soacha”, aseguró el líder comunal y Vicepresidente de Asojuntas de la comuna seis.

Finalmente y a pesar de las dificultades, la funcionaria del Consorcio TransmiSoacha expresó el acuerdo al que se llegó con la comunidad, que consiste en la conformación de un comité o veeduría que esté al tanto del proceso mediante un seguimiento. Además se convocará a una próxima reunión en la que se expondrá el tema de las intervenciones que se harán en algunos predios a fin de poder ejecutar la obra.

“Las sugerencias siguen recibidas en el punto CREA de la Consultoría y existirá una segunda reunión donde se tengan más concretos los diseños y se puedan incorporar algunas de las sugerencias que se hablaron hoy o evaluar por qué sí o por qué no se pudieron vincular”, concluyó la arquitecta Mónica Cortés.